^

Salud

A
A
A

Estupor catatónico

 
, Editor medico
Último revisado: 16.04.2020
 
Fact-checked
х

Todo el contenido de iLive se revisa médicamente o se verifica para asegurar la mayor precisión posible.

Tenemos pautas de abastecimiento estrictas y solo estamos vinculados a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, siempre que sea posible, estudios con revisión médica. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis ([1], [2], etc.) son enlaces a estos estudios en los que se puede hacer clic.

Si considera que alguno de nuestros contenidos es incorrecto, está desactualizado o es cuestionable, selecciónelo y presione Ctrl + Intro.

La totalidad de los síntomas psicomotores, cuyas manifestaciones principales son la inmovilidad, la rigidez de los músculos esqueléticos y la negativa a hablar, se llama estupor catatónico. Asociado, por regla general, con esquizofrenia,  [1] pero se puede observar en diversas enfermedades, no solo directamente relacionadas con el sistema nervioso central, sino también somático: infeccioso, autoinmune, metabólico. El estado subfórico es más común: el empobrecimiento de las habilidades motoras, el pensamiento y el habla. El estupor catatónico es un síndrome grave y potencialmente mortal. [2]

El estupor catatónico puede ir acompañado de catalepsia, cuando el cuerpo del paciente puede colocarse en cualquier posición, a menudo ridícula y muy incómoda, en la que se congela durante mucho tiempo; negatividad, cuando la postura del paciente no se puede cambiar debido a su oposición. Un estupor catatónico con entumecimiento también se distingue cuando el paciente se congela en un tipo de pose antinatural (muy a menudo asume la posición de un embrión) y permanece en él, sin moverse ni hablar.

En la gran mayoría de los casos, el estado estuporoso tiene un curso benigno y se detiene rápidamente con medicamentos del grupo de las benzodiacepinas.

Epidemiología

La catatonia es un síndrome clínico complejo que ocurre en más del 9-17% de los pacientes con enfermedad mental aguda, y se asocia con muchas complicaciones potencialmente mortales. [3],  [4] En general, de 8 a 15% de todos los casos diagnosticados como catatonia asociado con la epilepsia. [5]

Causas estupor catatónico

La catatonia, un caso particular de estupor, es una manifestación de un trastorno psicótico y se observa en una serie de enfermedades, no solo mentales y neurológicas. Enfermedades somáticas graves: fiebre tifoidea, tuberculosis, sífilis, infecciones virales (SIDA, mononucleosis, gripe), endocrinopatías, colagenosis, diversos trastornos metabólicos y hormonales que afectan el metabolismo de los neurotransmisores en la corteza y la subcorteza del cerebro, como resultado de lo cual se altera el estado de equilibrio entre las funciones de excitación. Y frenando a favor de este último. Se desarrolla un subestupor o estupor con falta limitada o completa de actividad motora, habla y endurecimiento de los músculos esqueléticos. [6], [7]

Los psiquiatras estadounidenses Fink y Taylor reducen los factores de riesgo patológicos para el desarrollo del síndrome catatónico a una lista bastante larga de enfermedades y afecciones que pueden causarla. El espectro catatónico de patologías, en primer lugar, incluía trastornos mentales y, en primer lugar, no esquizofrenia. Para caer en un estupor catatónico, según las fuentes modernas, las personas con depresión, histeria o después de consumir sustancias neurotóxicas, incluidas las drogas, son mucho más propensas que los esquizofrénicos. Muy a menudo, los síntomas catatónicos se observan en los autistas, no es raro en niños con trastornos del desarrollo y retraso mental. [8]

Con la epilepsia del lóbulo temporal, puede producirse un ataque en forma de estupor catatónico. Se sabe que en algunos pacientes con estado no convulsivo se observa estupor catatónico epiléptico. [9]

Muchas enfermedades en las que se desarrolla una afección patológica sugieren una predisposición hereditaria (epilepsia, esquizofrenia, trastornos del espectro autista, etc.), muchas de las cuales se adquieren. Tales estados stuporoznyh pueden ser consecuencias encefalitis  [10],  [11] tumores, hemorragia, lesión cerebral isquémica, hemorragia subaracnoidea y hematoma subdural,  [12] lupus o el síndrome antifosfolipídico, las complicaciones secundarias (enfermedad del hígado o enfermedad renal)  [13] lista todavía es posible continuar, es muy extensa, pero, en un pequeño número de pacientes, la causa del estupor catatónico aún no está clara, se trata como idiopática.

Patogenesia

La patogenia de este fenómeno también es hipotética. Todas las hipótesis se basan en la observación de pacientes, el análisis de la efectividad de la terapia, por ejemplo, benzodiacepinas o estimulantes de dopamina; situaciones asociadas con el desarrollo de estupor catatónico (abolición de la clozapina, tomar antipsicóticos, antidepresivos); El estudio de tomografías cerebrales que muestran violaciones de los procesos neurobiológicos en la parte superior de la zona talámica del diencéfalo, lóbulos frontales de la corteza cerebral, pequeñas estructuras del cerebelo, sistema límbico. Sin embargo, el mecanismo exacto para el desarrollo de un estupor catatónico aún no se ha descrito.

También hay una hipótesis que considera el estupor catatónico como una reacción del cuerpo a un estado cercano a la muerte. De hecho, a menudo se desarrolla en pacientes gravemente enfermos (catatonia letal), sin embargo, un estado estuporoso está lejos de ser siempre evaluado como inútil.

La catatonia se asocia más comúnmente con esquizofrenia y otras enfermedades mentales, como depresión severa, trastorno bipolar y psicosis. Sin embargo, las causas de la catatonia son numerosas, desde enfermedades psiquiátricas hasta médicas. Por lo tanto, no es sorprendente que haya varios mecanismos subyacentes sugeridos de catatonia, incluida la modulación descendente, la hiperactividad colinérgica y serotoninérgica, el bloqueo repentino y masivo de dopamina y la hiperactividad del glutamato.

Una teoría sugiere que la catatonia implica una "modulación de arriba hacia abajo" en el autotratamiento de los ganglios basales como resultado de una deficiencia de ácido gamma-aminobutírico (GABA). [14] La modulación descendente se describe como un proceso bidireccional que determina nuestra capacidad de centrarnos en incentivos que sean apropiados para nuestras necesidades e ignorar la información de referencia. Por lo tanto, la interacción exitosa entre la amplificación y la supresión de la actividad neuronal crea el contraste necesario para la presentación exitosa de información relevante. Las benzodiacepinas se unen a un sitio específico del receptor GABA, lo que lo hace más efectivo. Como resultado, se produce un aumento en los iones de cloro, lo que conduce a un aumento en la polarización de las neuronas postsinápticas, lo que las hace menos excitables y más capaces de filtrar los estímulos correspondientes. Un informe dice que la catatonia maligna puede ocurrir cuando se retira la benzodiacepina. [15] Otro estudio sugiere que la hiperactividad del glutamato puede ser diferente, disfunción química subyacente  [16], especialmente con una disminución en el receptor de N-metil d-aspartato. [17]

Aunque la fisiopatología de la catatonia aún no está clara, se han propuesto varias teorías basadas en los datos disponibles. Una posible interpretación de la catatonia es que el síndrome es una manifestación externa de ansiedad severa. [18]

Los estudios de imágenes funcionales han demostrado que la catatonia está asociada con una actividad alterada en las regiones orbitofrontal, prefrontal, parietal y motora de la corteza, lo que sugiere que estas estructuras corticales también pueden desempeñar un papel en la fisiopatología de la catatonia. Esta interpretación está respaldada por la observación de que la unión de GABA-A disminuye en las regiones corticales de pacientes con catatonia, los síntomas motores y afectivos se correlacionan con estos trastornos en la unión de GABA-A, y los trastornos corticales en pacientes con catatonia se normalizan después de la exposición al lorazepam. [19]

Cualquiera que sea la fisiopatología de la catatonia, está claro que una amplia variedad de trastornos subyacentes pueden estar asociados con la aparición de signos catatónicos. Estos incluyen trastornos del estado de ánimo, trastornos psicóticos no afectivos, una serie de afecciones médicas y neurológicas y trastornos genéticos. [20] Se desconoce cómo, o si, estas diferentes etiologías convergen en la última vía común que causa la catatonia, y es posible que las variaciones en el cuadro clínico de la catatonia sean mecanismos subyacentes diferentes que responderán predominantemente a diferentes tipos de tratamiento. Por ejemplo, los estudios futuros pueden permitir que los médicos identifiquen pacientes que probablemente no respondan al tratamiento con lorazepam y que deberían recibir TEC u otro tratamiento farmacológico como una opción de primera línea.

Síntomas estupor catatónico

El estupor catatónico se asocia con signos que reflejan falta de movimiento, como inmovilidad, mirada, mutismo, rigidez, abstinencia y negativa a comer, así como características más extrañas como postura, mueca, negativismo, flexibilidad cerosa, ecolalia o echopraxia, estereotipia., literatura y obediencia automática. [21], [22]

La manifestación principal y más notable del estupor es la inmovilidad. El paciente puede congelarse repentinamente en cualquier momento en la posición más inesperada e incómoda y mantenerlo durante mucho tiempo, durante semanas y meses. Sus músculos están esclavizados, lo que ayuda a mantener la posición del cuerpo. Se queda callado y la comunicación con él durante este período es difícil y, a menudo, simplemente imposible. La quietud y el mutismo se identificaron nuevamente como los síntomas más comunes observados en 90.6% y 84.4%, respectivamente, de pacientes con enfermedad catatónica.

A veces, el aumento de los síntomas ocurre en etapas. Inicialmente, se desarrolla una sub-etapa, cuyos primeros signos se manifiestan por inhibición en los movimientos y el habla. El rango de movimientos disminuye, y la movilidad en sí misma se reduce enormemente, el habla es lenta, escasa, las palabras se dicen con dificultad, a veces parece que el paciente piensa lentamente en cada palabra. La inhibición puede aumentar gradualmente hasta que termina en una inmovilidad completa. Un rasgo característico del estado subestúpido es que los pacientes no sienten inconvenientes por la inhibición, no presentan quejas si ven a un médico. Esta condición es percibida por ellos de forma bastante natural y no los agobia, como en otros casos cuando la inhibición se desarrolla por otras razones, por ejemplo, como un efecto secundario de las drogas psicotrópicas.

El desarrollo de un sub-estupor no significa en absoluto que se desarrolle un verdadero estupor catatónico. En la práctica clínica, la llamada catatonia pequeña es más común. Los síntomas de una sub-etapa se manifiestan en la pobreza de las expresiones faciales, el habla, la limitación y la angularidad de los movimientos. El paciente incluso se comunica involuntariamente con el médico, se da vuelta cuando habla, tratando de no mirar su cara a cara, selecciona palabras con gran dificultad y responde preguntas.

Los síntomas de un estupor catatónico pueden variar. Es por los síntomas predominantes que se distinguen los tipos de estupor catatónico:

  • cataléptico (con fenómenos de flexibilidad de cera): cuando la postura del paciente se puede cambiar a cualquiera, la más extraña e incómoda, y esta posición del cuerpo se fijará durante mucho tiempo; la flexibilidad de la cera generalmente domina gradualmente todos los grupos musculares: en primer lugar, tales fenómenos musculares ocurren en los músculos masticatorios, moviéndose de arriba a abajo en los músculos cervicales de los brazos y las piernas; una pose característica para un estupor cataléptico: la cabeza del paciente cuelga en el aire, como si se apoyara en una almohada invisible; [23]
  • negativista: el paciente se adormece en una determinada posición y se resiste a cualquier intento de cambiarlo; el negativismo pasivo se distingue cuando la posición del cuerpo se mantiene a través de una fuerte tensión muscular, y activa, cuando el paciente no solo se resiste, sino que también trata de hacer un movimiento opuesto al impuesto;
  • Estupor con entumecimiento: el paciente se congela en la posición fetal en el útero de la madre o en el colchón de aire con la tensión muscular más severa (inmovilidad completa y ausencia de reacciones a los irritantes, incluido el habla).

El estupor cataléptico puede ser reemplazado por un negativo, y luego completa el entumecimiento en una posición embrionaria. Cualquier tipo de estupor puede ir acompañado de una falta de habla, a pesar de que el paciente no pierde su capacidad de expresarse. El mutismo puede ser completo, periódico y selectivo, con opciones para romper el silencio inexplicable.

En la estructura del estupor catatónico, se observan una serie de síntomas específicos, su diferencia es la incontrolabilidad y la falta de objetivos:

  • humildad automática: el paciente obedece absolutamente cualquier instrucción del exterior (lo opuesto a la negatividad);
  • estereotipias: una repetición constante de cualquier acción (movimientos, sonidos, palabras), que no persigue ningún objetivo visible, en particular, yaktion;
  • síntomas de eco: una repetición constante de alguien sus acciones;
  • El síntoma de Pavlov, con la aparición de pacientes oscuros y estuporosos que comienzan a hablar, comer y moverse, a la luz del día, vuelven a caer en un estupor;
  • un síntoma de una escalera: pérdida de suavidad de movimiento, por ejemplo, un paciente cataléptico cambia la posición de una parte del cuerpo con ayuda externa, pero no suavemente, sino en partes, bruscamente;
  • síntoma de "trompa", característico de un estupor con entumecimiento: los labios del paciente se alargan con un tubo, que se asemeja a la trompa de un elefante;
  • Síntoma de Bernstein: cuando se eleva una extremidad de un paciente y luego otra, se baja la primera;
  • Síntoma de Bumke: la ausencia de una reacción de la pupila a un estímulo de dolor;
  • síntoma de la capucha: el paciente está cercado por todos los medios a mano, por ejemplo, colgando con una toalla, una bata, tirando del dobladillo de una camisa o una manta sobre su cabeza.

Las posturas frecuentes de pacientes estuporosos también tienen sus nombres: un síntoma beduino, un síntoma de "colchón de aire" y un "crucifijo" (una manifestación extrema de catalepsia).

El estupor catatónico con mutismo también tiene características, por ejemplo, los pacientes obstinadamente silenciosos reaccionan, responden preguntas si se presionan en los ojos (síntoma de Wagner-Yauregg) o se lo preguntan a otra persona (síntoma de Saarma). A veces responden preguntas hechas en un susurro. [24]

En un paciente estuporoso, también se observan algunos síntomas somáticos y signos de un trastorno del sistema nervioso autónomo. Se pueden observar labios y uñas azules, hipersalivación e hiperhidrosis, se observa una disminución de la presión arterial, hinchazón, etc.

El estupor catatónico puede ser de diferentes profundidades y duraciones; a veces adquiere un curso crónico. Muchos están interesados en la pregunta: ¿es una persona consciente de un estupor catatónico?

Sobre esta base, también existe una clasificación del síndrome catatónico .

La catatonia vacía se caracteriza por el complejo de síntomas descrito en varias combinaciones sin la adición de trastornos productivos (visiones ilusorias, delirios y alucinaciones). Después de salir del ataque, el paciente puede decir lo que estaba sucediendo a su alrededor, es decir, su conciencia no fue perturbada.

La presencia de síntomas alucinantes delirantes no significa que la conciencia del paciente esté necesariamente alterada. El estupor catatónico, cuando el paciente está consciente, es decir, se identifica correctamente y posteriormente puede reproducir correctamente los eventos que han ocurrido, se refiere a catatonia lúcida o pura. Sin alteración de la conciencia, generalmente se desarrolla un estupor catatónico con esquizofrenia (catatonia lúcida).

Los ataques con estupefacción incluyen el estupor onírico-catatónico con un delirio visual-figurativo de la imaginación. El paciente en este caso experimenta un sueño catatónico en el que él es el personaje principal. Está saturado de eventos brillantes e irreales, con una coloración emocional intensa, y el sueño tiene un cierto contenido. Al salir del estado onírico-catatónico, el paciente no puede recordar lo que le sucedió en realidad, pero puede describir los eventos que ocurrieron en un sueño con mucha precisión. El estupor onírico-catatónico continúa durante mucho tiempo, varios días y, a veces, semanas. Onyroid se desarrolla con un estupor en epilépticos, pacientes con lesiones y tumores, después de infecciones graves y envenenamientos, con demencia paralítica. Con mayor frecuencia en estos pacientes, los núcleos basales del cerebro se ven afectados.

El estupor catatónico letal se desarrolla en los esquizofrénicos y las personas con afectación afectada en forma de psicosis aguda. Exteriormente, los síntomas se asemejan al estupor onírico, pero el desarrollo es rápido y no solo están creciendo las manifestaciones psicóticas, sino también somáticas. También se llama febril, ya que uno de los síntomas principales es la hipertermia o la temperatura de salto (con catatonia normal, la temperatura corporal del paciente es normal). Además de la fiebre, el paciente tiene pulso frecuente y respiración rápida, en la cara: la llamada "máscara de Hipócrates" (color gris tierra, rasgos puntiagudos, ojos hundidos, ojos errantes, labios secos, gotas de sudor en la frente, placa en la lengua). La condición es reversible, pero requiere medidas urgentes (en las primeras horas), de lo contrario puede tomar un curso maligno. [25]

El síndrome catatónico en los niños se manifiesta principalmente por el desarrollo de la emoción, y luego en formas rudimentarias: acciones uniformes: rebotar, acariciar, caminar como un péndulo de un objeto a otro, gritos sin sentido, pretenciones, muecas, etc. Más a menudo, dicha emoción abarca a los niños al final de la tarde o cuando llegan los invitados.. Los casos de estupor catatónico sin plegar en adultos ya se observan en la adolescencia. Sin embargo, esto es raro. Por lo tanto, el estupor catatónico en la infancia no se ha estudiado y descrito lo suficiente, aunque en general, la sintomatología no difiere de esta patología en adultos.

Complicaciones y consecuencias

El estupor catatónico ocurre en el curso severo de muchas enfermedades y puede terminar fatalmente,  [26]por lo tanto, a los primeros signos de su desarrollo, debe consultar a un médico. Los pacientes con estupor catatónico suelen ser hospitalizados. Requieren un tratamiento intensivo y medidas de cuidado especiales, ya que a menudo se niegan a comer, no siguen las reglas básicas de higiene y sanidad.

La alimentación forzada a través de un tubo está llena de interrupciones en el tracto gastrointestinal y la aparición de problemas metabólicos. La consecuencia de permanecer acostado o sentado en la misma posición puede ser úlceras por presión, neumonía hipostática, trombosis; El incumplimiento de las normas de higiene personal conduce al desarrollo de infecciones en la cavidad oral, órganos genitourinarios, dermatitis.

El estupor catatónico conduce al desarrollo de trastornos de los músculos esqueléticos, por ejemplo, aparecen contracturas musculares, paresia, se interrumpe el trabajo de los nervios periféricos y se desarrollan diversos trastornos de la salud somática.

En complicaciones médicas causadas catatonia, informado en estudios  [27],  [28]incluyendo rabdomiolisis  [29],  [30] insuficiencia renal  [31],  [32] decúbito,  [33] coagulación intravascular diseminada (DIC),  [34] taquicardia, bradicardia, colapso cardiovascular, síndrome de dificultad respiratoria aguda, insuficiencia respiratoria, infarto miocardio, sepsis, convulsiones, hipoglucemia, sangrado del tracto gastrointestinal superior, daño al tracto gastrointestinal, daño hepatocelular a los intestinos, daño hepatocelular, tro mbosis venosa profunda y tromboembolismo pulmonar. [35],  [36] Sin embargo, a pesar de la existencia de estas condiciones que amenazan la vida en algunos informes de casos de pacientes con el síndrome, a estudios relacionados con complicaciones médicas específicas que surgen después de la catatonia, se no se lleva a cabo, y por lo que sabemos, un estudio a gran escala para identificarlos y el estudio más grande La serie de casos abarcó solo 13 casos de catatonia. Además, los mecanismos subyacentes al desarrollo de estas enfermedades en pacientes con catatonia aún están por verse.

Diagnostico estupor catatónico

La condición de un estupor o sub-etapa se diagnostica mediante manifestaciones clínicas: el paciente permanece inmóvil en una posición, falta de habla, la presencia de otros síntomas específicos.

Además de establecer el hecho de la estadía del paciente en un estupor catatónico, la determinación de la causa, es decir, la enfermedad que condujo al desarrollo de esta afección, se convierte en la principal para determinar las tácticas de tratamiento. Se estudia el historial del paciente, se entrevista a familiares cercanos, se prescriben las pruebas necesarias y los estudios de hardware.

Todos los pacientes con sospecha de catatonia deben someterse a una prueba de EEG como prueba de detección de otras afecciones neurológicas. El EEG en la catatonia suele ser normal, a menos que haya una afección concomitante que pueda ser la causa de la anomalía. [37],  [38] Teniendo en cuenta que la catatonia puede desarrollarse en el contexto de una amplia gama de condiciones neurológicas recomienda imágenes cerebrales, preferiblemente a través de resonancia magnética. [39] En casos de estupor catatónico, la inmovilidad generalmente hace que estos estudios sean fáciles de realizar. 

Las pruebas de laboratorio deben incluir un conteo sanguíneo completo, nitrógeno ureico en sangre, creatinina, enzimas musculares y hepáticas, pruebas de función tiroidea, electrolitos, glucosa en sangre y pruebas de orina para evaluar afecciones, causas o complicaciones concomitantes de catatonia. La deshidratación marcada no es infrecuente en pacientes con enfermedad catatónica, y se les debe prestar atención. Los signos vitales deben evaluarse con frecuencia, ya que la hipertensión y la fiebre (a menudo acompañadas de niveles elevados de creatina fosfoquinasa, disminución de hierro en suero y leucocitosis) pueden presagiar la aparición de catatonia maligna o síndrome maligno antipsicótico si el paciente recibió medicamentos antipsicóticos. [40],  [41],  [42] Si es posible, no debería ser un análisis exhaustivo de la última medicamentos del paciente y cualquier cambio. Es importante determinar si el paciente recibió medicamentos antipsicóticos o benzodiacepinas, como informamos y seguimos viendo, el desarrollo de catatonia después de un cese repentino de las benzodiacepinas. [43]

Desafortunadamente, la naturaleza de la catatonia hace que algunos aspectos del examen físico y neurológico sean imposibles. Los componentes de un examen neurológico que generalmente se pueden evaluar incluyen reacción de la pupila, movimientos oculares, reflejo corneal, reacción al dolor, salivación, respuesta instantánea a una amenaza, reacción a la luz o al sonido, signos de eyección frontal, evaluación del tono, reflejos tendinosos profundos y respuesta plantar..

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico diferencial debe incluir enfermedades que imitan la catatonia, como la enfermedad acinética de Parkinson, hipertermia maligna, síndrome de rigidez, trastorno de conversión, mutismo selectivo (el mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad social en el que las personas que pueden hablar normalmente en algunas situaciones no pueden hablar en otras situaciones, especialmente en escenarios de rendimiento), síndrome de bloqueo y otras condiciones hipocinéticas e hipercinéticas. [44]

El diagnóstico diferencial se lleva a cabo con un epistatus convulsivo (según electroencefalografía), con síndrome de rigidez muscular y otras manifestaciones de síndromes hipocinéticos en los trastornos mentales.

Las causas del estupor catatónico también se diferencian entre sí. En primer lugar, se excluyen la esquizofrenia y los trastornos afectivos en la fase depresiva. La resonancia magnética le permite excluir o confirmar tumores cerebrales y las consecuencias de sus lesiones traumáticas, pruebas de laboratorio: intoxicación, trastornos hormonales y metabólicos.

Después de un examen completo, al paciente se le prescribe un curso de tratamiento de acuerdo con la patología identificada. Sucede que la causa de la catatonia sigue siendo desconocida (estupor catatónico idiopático).

Tratamiento estupor catatónico

El estupor catatónico responde bien a las dosis bajas de benzodiacepinas. [45] Se ha encontrado que las tabletas de lorazepam son especialmente efectivas, según los investigadores. 4/5 pacientes demostraron una respuesta terapéutica positiva al lorazepam, y los síntomas desaparecieron por completo y muy rápidamente, dos horas después de la administración. Este tranquilizante, al igual que otros derivados de la benzidiazepina, potencia la acción del ácido γ-aminobutírico, la principal inhibición del neurotransmisor. Con una dosis baja, tiene un efecto sedante, ansiolítico, anticonvulsivo y relajante muscular. Es eficaz no solo con el estupor catatónico, sino también con la emoción. Elimina los síntomas en esquizofrénicos, pacientes con depresión y daño cerebral orgánico. Pero no se prescriben pacientes con adicción (drogas, alcohol, medicamentos) y con intoxicación con estas sustancias. 

El tratamiento de la catatonia de primera línea se basa en medicamentos GABAérgicos, especialmente benzodiacepinas. La tasa de respuesta al lorazepam es casi del 80%. Se [46]  ha demostrado la eficacia de la olanzapina, la  risperidona y la terapia electroconvulsiva modificada (MECT). [47] La TEC debe considerarse en pacientes que no responden a las benzodiacepinas unos días después del inicio del tratamiento. Una excepción a esta estrategia son los pacientes con catatonia maligna, en la cual la TEC debe prescribirse en una etapa temprana, ya que la enfermedad tiene una alta tasa de mortalidad. [48]

Aunque el lorazepam y la TEC han sido reconocidos como tratamientos efectivos para pacientes con catatonia, se han propuesto otras opciones. En unos pocos casos, se describieron los pacientes, efectivamente lechivshiesya zolpidem  [49],  [50] que es típico y benzodiazepinas, puede tratar la catatonia través de la interacción con los receptores de GABA A. Además, se ha demostrado que la amantadina y la memantina, que actúan como antagonistas de NMDA pero también interactúan con otros sistemas neurotransmisores, son eficaces en un pequeño número de pacientes. [51],  [52] No está claro si estas opciones de tratamiento que son útiles para una pequeña proporción de pacientes que no responden al lorazepam oa la TEC.

You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.