^

Salud

A
A
A

Astrocitoma en niños

 
, Editor medico
Último revisado: 11.09.2019
 
Fact-checked
х

Todo el contenido de iLive se revisa médicamente o se verifica para asegurar la mayor precisión posible.

Tenemos pautas de abastecimiento estrictas y solo estamos vinculados a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, siempre que sea posible, estudios con revisión médica. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis ([1], [2], etc.) son enlaces a estos estudios en los que se puede hacer clic.

Si considera que alguno de nuestros contenidos es incorrecto, está desactualizado o es cuestionable, selecciónelo y presione Ctrl + Intro.

Probablemente, no hay nada peor para los padres que aprender que su hijo tiene cáncer o incluso un tumor benigno en el cerebro que debe extirparse rápidamente, y esto conlleva cierto riesgo. Los tumores cerebrales no son tan comunes como la gastritis o el asma bronquial, sin embargo, la probabilidad de que ocurra tal enfermedad en un niño realmente existe, y las medidas preventivas no pueden desarrollarse hasta que los científicos determinen con precisión la causa de los tumores cerebrales.

Epidemiologia

Hoy en día, los tumores cerebrales primarios son la principal causa de mortalidad por cáncer en niños y adolescentes de 20 años o menos, que actualmente superan la leucemia, y la tercera causa de muerte por cáncer en personas jóvenes de 20 a 39 años. Los gliomas son los tumores primarios más comunes del sistema nervioso central tanto en niños como en adultos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica este grupo heterogéneo de tumores en cuatro grupos principales: astrocitomas; oligodendroglio; oligoastrocitomas mixtos; y tumores ependimales.[1], [2]

Causas y factores de riesgo.

Cuando se trata de un niño, la cantidad de factores que supuestamente causan el desarrollo de un proceso tumoral, incluidos los astrocitomas en un niño, se reduce aún más. La radiación y la exposición a sustancias químicas se asocian más con las actividades profesionales, por lo que no son relevantes en la infancia.

En cuanto a los virus, lleva tiempo el proceso activo del tumor provocado por ellos. Y sabemos que los bebés con mayor frecuencia tienen tumores con crecimiento lento. Por lo tanto, la influencia de los virus es difícil de explicar el tumor en los niños.

Como factor más probable, la predisposición hereditaria permanece, pero no explica por qué los astrocitomas cerebrales no se diagnostican en el período prenatal y postnatal temprano. Uno tiene la impresión de que se trata de una patología adquirida, pero ¿qué es lo que, en ese caso, inicia el proceso?

Existe la posibilidad de que la enfermedad sea realmente congénita, pero no es posible identificar sus síntomas a una edad temprana. Un tumor maligno raro ya se detecta póstumamente en la autopsia, y los benignos se desarrollan lentamente, por lo que sus síntomas se detectan más tarde cuando el niño ha crecido.

Muchos médicos de hoy se inclinan a creer que los factores intrauterinos negativos durante la embriogénesis pueden provocar la formación de un tumor en la misma medida que los mutagénicos, especialmente cuando se trata de su efecto combinado.

Síntomas de astrocitoma en un niño

Los primeros signos de la enfermedad pueden pasar desapercibidos o atribuirse a otras enfermedades debido a su no especificidad. La reducción de la actividad del bebé, la fatiga, la falta de apetito y, por lo tanto, el bajo peso, los síntomas de dispepsia no siempre indican un tumor cerebral. Hay muchas enfermedades infantiles con un cuadro clínico similar.

Otra cosa, si estamos hablando de un retraso en el desarrollo psicomotor, que es controlado por el cerebro. Pero aquí, los tumores no están entre las primeras razones. Hay muchos otros factores que pueden afectar el desarrollo del cerebro en el período prenatal y después del parto, lo que lleva a un desarrollo psicofísico deficiente. Por lo tanto, se puede observar al niño durante mucho tiempo, sin darse cuenta de la verdadera imagen del trastorno.

El síndrome hipertensivo-hidrocefálico (HGS) se considera una manifestación más específica de la enfermedad. Aunque no siempre está asociado con tumores. La sospecha debe ser causada por: una cabeza grande que no es mayor de edad, suturas craneales pronunciadas que no se ponen rígidas durante mucho tiempo, un resorte apretado de gran tamaño. Los malos síntomas incluyen trastornos del sueño en un niño pequeño, un llanto monótono con la cabeza inclinada hacia atrás, una expansión de la red venosa en la frente, las sienes y la nariz.

Los médicos también identifican algunas manifestaciones específicas de la HGS: un síntoma de Graefe (un síntoma de la puesta de sol o una franja ancha y blanca entre el iris y el párpado superior cuando el niño baja los ojos) y un síntoma de la salida del sol (superpuesta a casi la mitad del iris por el párpado inferior).

Por sí mismo, el síntoma Gref no siempre indica patología. A menudo se observa en lactantes hasta los 6 meses. Vale la pena sospechar que algo está mal si este síntoma se acompaña de otras anomalías: regurgitación abundante, excitabilidad severa, temblor, desviación de los ejes visuales, que se puede notar fácilmente por la disposición asimétrica de las córneas (estrabismo). Todas estas son manifestaciones del síndrome hidrocefálico asociado con un aumento de la presión intracraneal.

En los recién nacidos que aún no pueden quejarse de un dolor de cabeza, la patología puede ser sospechada por el comportamiento del bebé: toma el pecho de manera deficiente, llora sin motivo, gemidos, severidad débil de los reflejos prensiles y deglución, reducción del tono muscular ("patas de la foca"), crecimiento significativo de la cabeza ( desde 1 cm por mes).

Los niños mayores pueden ser caprichosos o hablar sobre dolores en la cabeza, náuseas, a menudo pueden aparecer vómitos, mareos, disminución de la agudeza visual [3]. Hay quejas frecuentes de que hay dificultades para bajar los ojos o levantar la cabeza.

La aparición de dolores de cabeza puede notarse por la palidez de la piel, la debilidad y la apatía, y al mismo tiempo los sonidos fuertes, la luz brillante, el ruido, etc. Comienzan a irritar al niño. A veces los niños comienzan a andar de puntillas, algunos tienen ataques epilépticos. Casi siempre, un tumor cerebral deja su huella en el desarrollo mental del niño. Si un tumor aparece temprano, el bebé inicialmente se retrasará en el desarrollo, con un desarrollo posterior del proceso, la memoria y las capacidades cognitivas se deteriorarán, algunas habilidades se perderán.[4]

Tratamiento

Está claro que tales síntomas no pueden ser ignorados, incluso si no están asociados con el proceso del tumor. En los niños, los tumores benignos se identifican con mayor frecuencia, por lo que los padres tienen una opción difícil: dejarlo como está, porque no es cáncer, o aventurarse en una cirugía neuroquirúrgica o quimioterapia de riesgo.[5]

Mientras los familiares deciden, el tumor está creciendo gradualmente, influye en el desarrollo del niño y lo puede incapacitar, afectando las áreas intelectual, emocional y motora, según la ubicación. Un niño puede quedar ciego o perder la audición, con un tumor grande, caerá en coma y morirá. Los médicos consideran necesario eliminar los tumores malignos y benignos que son raros a una edad temprana, y cuanto antes mejor.

¡Es importante para saber!

Existen protocolos oficiales especialmente desarrollados para el diagnóstico y tratamiento de los astrocitomas de uno de los tumores gliales, y los regímenes recomendados para el tratamiento de ciertos tipos de tumores, teniendo en cuenta su grado de malignidad. Leer más...

!
Encontrado un error? Selecciónelo y presione Ctrl + Enter.
You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.