^

Salud

Causas y patogenia del astrocitoma cerebral.

, Editor medico
Último revisado: 08.09.2019
Fact-checked
х

Todo el contenido de iLive se revisa médicamente o se verifica para asegurar la mayor precisión posible.

Tenemos pautas de abastecimiento estrictas y solo estamos vinculados a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, siempre que sea posible, estudios con revisión médica. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis ([1], [2], etc.) son enlaces a estos estudios en los que se puede hacer clic.

Si considera que alguno de nuestros contenidos es incorrecto, está desactualizado o es cuestionable, selecciónelo y presione Ctrl + Intro.

Al estudiar el mecanismo del desarrollo de la enfermedad, los médicos prestan especial atención a las causas que pueden causar el proceso patológico. En este caso, no existe una teoría general sobre las causas de los astrocitomas cerebrales. Los científicos no pueden nombrar claramente aquellos factores que causan el rápido crecimiento de las células gliales, pero no excluyen la influencia de tales factores endógenos (internos) y exógenos (externos), que generalmente provocan cáncer.

Causas

Los factores de riesgo para el desarrollo de procesos tumorales incluyen: [1]

  • Fondo radioactivo alto (cuanto más una persona está bajo su influencia, mayor es el riesgo de formación de tumores malignos) [2].
  • Exposición prolongada al cuerpo de sustancias químicas que, presumiblemente, también pueden cambiar la propiedad y el comportamiento de las células.
  • Enfermedades virales. No estamos hablando de ningún portador de virus, sino de la presencia de virus oncogénicos en el cuerpo de los viriones.[3], [4], [5]
  • La predisposición genética. Se cree que el riesgo de desarrollar cáncer es mayor para aquellos en cuya familia ya tenían pacientes con cáncer. Los genetistas han descubierto que en pacientes con astrocitoma cerebral, no todo está "limpio" con uno de los genes. En su opinión, las violaciones en el gen TP53 son una de las causas más probables de la enfermedad.[6]

A veces, esta lista también incluye malos hábitos: abuso de alcohol, fumar, aunque no existe una correlación clara entre ellos y el desarrollo de la enfermedad.

Los científicos no pueden decir claramente por qué aparece un tumor y lo que provoca la división celular descontrolada, pero creen con razón que la tendencia a degenerar un tumor está incorporada genéticamente. Por lo tanto, diferentes tipos de tumores se encuentran en diferentes personas, diferenciándose no solo en forma y localización, sino también en su comportamiento, es decir, la capacidad de transformarse de un tumor generalmente seguro en cáncer.

Patogenesia

El astrocitoma, por su naturaleza, se refiere a los procesos tumorales que se desarrollan a partir de las células del cerebro. Pero no todas las células están involucradas en la formación de un tumor, sino solo aquellas que realizan una función auxiliar. Para entender en qué consiste un astrocitoma, profundicemos un poco en la fisiología del sistema nervioso.

Se sabe que el tejido nervioso consta de 2 tipos principales de células:

  • Las neuronas son las principales células responsables de la percepción de los estímulos, el procesamiento de la información que proviene del exterior, la generación de impulsos nerviosos y su conducción a otras células. Las neuronas pueden tener diferentes formas y número de procesos (axón y dendritas).
  • Las neuroglia son células auxiliares. El nombre "glia" significa "pegamento". Esto explica las funciones de la neuroglia: forman una cuadrícula (esqueleto) alrededor de las neuronas y la barrera hematoencefálica entre la sangre y las neuronas del cerebro, alimentan las neuronas y el metabolismo en el cerebro, controlan el flujo sanguíneo. Si no fuera por la neuroglia, cualquier sacudida cerebral, sin mencionar las lesiones graves, terminaría mal para una persona (la muerte de las neuronas y, por lo tanto, la extinción de las funciones mentales). Las células gliales suavizan el golpe, protegiendo nuestro cerebro y el cráneo.

Vale la pena mencionar que las neuroglias son un tipo más numeroso de células cerebrales (alrededor del 70-80%) en comparación con las neuronas. Pueden tener diferentes tamaños y variar en forma. La neuroglia pequeña (microglia) realiza la fagocitosis, es decir, Absorber las células obsoletas (como una empresa de limpieza en el sistema nervioso). Una neuroglia más grande (macroglia) realiza las funciones de nutrición, protección y apoyo para las neuronas.

Astrocitos (astroglia) - una de las variedades de células gliales macrogliales. Tienen múltiples procesos en forma de rayos, por lo que se llaman neuroglia radiante. Estos rayos forman el esqueleto de las neuronas, gracias a lo cual el tejido nervioso del cerebro tiene una cierta estructura y densidad.

A pesar del hecho de que las neuronas responden a la transmisión de los impulsos nerviosos, debido a que la actividad nerviosa se lleva a cabo, se supone que es la cantidad de astrogly lo que predetermina las características de la memoria e incluso de la inteligencia.

Parece que el tumor se forma a partir de las células que se multiplican rápidamente, lo que significa que el número de astrogly aumenta, lo que debería conducir a una mejora en las capacidades mentales. De hecho, la acumulación local de células en el cerebro no augura nada bueno, porque el tumor comienza a ejercer presión sobre los tejidos circundantes e interrumpe su funcionamiento.

El cerebro humano consta de diferentes partes: la médula, el medio y el diencéfalo, el cerebelo, la protuberancia y el cerebro terminal, que consta de ambos hemisferios y la corteza cerebral. Todas estas estructuras consisten en neuronas y la neuroglia que las rodea, es decir, Un tumor puede formarse en cualquiera de estas áreas.

Hay astrocitos tanto en la materia blanca como en la gris del tejido cerebral (difieren solo en la duración de los procesos, pero realizan las mismas funciones). La materia blanca del cerebro se denomina vías a través de las cuales los impulsos nerviosos se transmiten desde el centro (SNC) a la periferia y la espalda. La materia gris contiene las partes centrales de los analizadores, los núcleos de los nervios craneales, la corteza cerebral. En cualquier área en la que se forme un tumor, presionará el cerebro desde el interior, interrumpiendo la funcionalidad de las fibras nerviosas que pasan cerca, interrumpiendo el funcionamiento de los centros nerviosos.

Cuando descubrimos que un astrocitoma cerebral no es más que una formación tumoral, puede surgir un claro interés entre los lectores: ¿el astrocitoma es un cáncer o un tumor benigno? No me gustaría molestar a nuestros lectores, ya que la enfermedad no es tan rara como se podría esperar, pero este tumor es propenso a la degeneración en cáncer, aunque el grado de malignidad depende en gran medida de su tipo. Algunas neoplasias se caracterizan por un crecimiento lento y son bastante susceptibles de tratamiento quirúrgico, otras se caracterizan por un crecimiento rápido y no siempre un buen pronóstico.

Los astrocitomas pueden variar en forma y tamaño, algunos no tienen contornos claros, pueden brotar en otros tejidos del cerebro. Dentro de los tumores nodales (tumores con contornos claros y localización), se pueden encontrar quistes únicos y múltiples (cavidades con contenido semi-líquido). El crecimiento de estos tumores se produce principalmente debido a un aumento de los quistes, lo que provoca la compresión de las estructuras cerebrales cercanas.

Los tumores nodulares, aunque pueden alcanzar tamaños grandes, generalmente no son propensos al renacimiento. Se pueden atribuir a la categoría de tumores benignos que pueden convertirse en un cáncer puramente teórico. 

Otra cosa es que los astrocitomas tienden a difundir el crecimiento, es decir, aquellos que capturan tejido cercano, metastatizan a otras estructuras cerebrales y tejidos vecinos. Por lo general, tienen un grado de malignidad bastante alto (3-4 grados), con el tiempo adquieren un tamaño enorme, ya que inicialmente son propensos al crecimiento, como cualquier tumor canceroso. Dichos tumores tienden a volverse de benignos a malignos rápidamente, por lo que deben eliminarse lo antes posible, sin centrarse en la gravedad de los síntomas.

Los científicos ya saben mucho acerca de los tumores gliales que consisten en astrocitos: sus tipos, posibles localizaciones y consecuencias, comportamiento, la capacidad de convertirse en cáncer, opciones de tratamiento, una tendencia a recaer, etc. La pregunta principal sigue siendo un misterio, los astrocitos comienzan a comportarse de manera inadecuada, lo que hace que se multipliquen vigorosamente, es decir, Mecanismo de formación y desarrollo del proceso tumoral. La patogenia del  astrocitoma cerebral aún no está clara, y esto es un obstáculo para el desarrollo de métodos para la prevención de la enfermedad, cuyo tratamiento requiere una operación neuroquirúrgica. La patogenia molecular de los tumores astrocíticos en niños se está estudiando activamente. [7], [8]  Y sabemos que la cirugía en el cerebro siempre es un riesgo, incluso si el cirujano es altamente competente.

Se encontraron varias vías de cambios genéticos durante la progresión de los glioblastomas primarios, caracterizados por un aumento / sobreexpresión de las mutaciones de EGFR y PTEN, mientras que, por el contrario, los glioblastomas secundarios que se desarrollan en pacientes más jóvenes muestran mutaciones frecuentes de p53. [9], [10]

Estudios recientes han demostrado que los glioblastomas primarios parecen estar caracterizados por una pérdida de heterocigosidad (LOH) 3 en el cromosoma 10, mientras que los glioblastomas secundarios muestran predominantemente LOH en los cromosomas 10q, 19q y 22q. [11], [12]

Los estudios de asociación genómica han identificado alelos de riesgo hereditario en 7 genes que están asociados con un mayor riesgo de glioma. [13]

Epidemiología

Las enfermedades tumorales del cerebro, afortunadamente, están lejos de ser la variante más común de la oncología. Pero esta afirmación es más típica para la población adulta. Pero el cáncer no perdona a nadie, no mira la edad, el género y la posición en la sociedad. Por desgracia, más a menudo de lo que me gustaría, se diagnostica en pacientes jóvenes.

Los tumores cerebrales y del sistema nervioso central (SNC) son los tumores más comunes y la segunda causa de muerte por cáncer en personas de 0 a 19 años en los Estados Unidos y Canadá. [14], [15], [16]

La incidencia de cáncer cerebral en niños menores de 15 años se encuentra en diferentes países, de 1.7 a 4.1 por cada 100,000 niños. Los tumores cerebrales más comunes fueron los astrocitomas (41,7%), los meduloblastomas (18,1%), los ependimomas (10,4%), los tumores neuroectodérmicos primarios supratentoriales (PNET; 6,7%) y los craneofaringiomas (4,4%). ). Se ubicaron principalmente en el cerebelo (27.9%) y en el cerebro (21.2%). La tasa de supervivencia a 5 años para todos los tumores cerebrales fue del 64%, con el peor pronóstico para los niños con PNET. [17]Así, en la categoría de factores de riesgo de oncología de tal localización se pueden considerar como niños y adolescentes. Y esta estadística no cambia en la dirección de disminución.

Los estudios han demostrado que los tumores cerebrales a menudo se desarrollan en personas con inmunodeficiencia y, a la inversa, las enfermedades en las que el sistema inmunitario se encuentra en un estado de mayor actividad, son un obstáculo para la regeneración celular. Los pacientes con ciertas enfermedades sistémicas también están en riesgo: neurofibromatosis, síndromes de Tukot y Turner. También se está considerando la influencia de factores tales como líneas de alto voltaje, comunicaciones móviles, radiación y quimioterapia para el cáncer en otras localizaciones.

El mayor problema para la oncología del cerebro es la dificultad de considerar la etiología de la enfermedad, la falta de información precisa sobre las causas de la patología. Los médicos han aprendido a diagnosticar muchos otros tipos de tumores en una etapa temprana, y se han desarrollado regímenes de tratamiento eficaces que prolongarán significativamente la vida del paciente y reducirán su sufrimiento. Pero el cerebro es una estructura difícil de estudiar, cuyo estudio en los humanos es muy difícil. Los experimentos con animales no proporcionan una imagen clara de lo que puede suceder en el cerebro de un ser humano.

Los tumores de células gliales (astrocitos y oligodendroglia) son solo una variante particular de la oncología del cerebro. Las células cancerosas también se pueden encontrar en otras estructuras del cerebro: neuronas, células secretoras que producen hormonas, membranas cerebrales e incluso vasos sanguíneos. Pero los tumores de células gliales siguen siendo la variante más común de cáncer cerebral, diagnosticado en el 45-60% de los casos de esta terrible enfermedad. En este caso, alrededor del 35-40% cae sobre el astrocitoma cerebral.

Los astrocitomas se denominan tumores primarios, por lo tanto, es posible determinar la localización exacta de la fuente de las células cancerosas sin mucha dificultad. En el cáncer secundario, un tumor cerebral en la mayoría de los casos está formado por metástasis, es decir, Las células cancerosas migran, y su fuente puede localizarse en cualquier parte del cuerpo. Pero la dificultad por lo general no radica en determinar la ubicación del astrocitoma, sino en el hecho de que el tumor puede tener un comportamiento diferente.

Tumores focales (nodales) que tienen una localización clara, que a menudo se encuentran en niños. En su mayoría son neoplasias benignas, claramente definidas en las imágenes y relativamente fáciles de eliminar rápidamente. Los astrocitomas que afectan el cerebelo, el tronco encefálico (médula y cerebro medio, pons) se diagnostican con mayor frecuencia en la infancia, con menos frecuencia el quiasma óptico o el nervio óptico. Por ejemplo,  aproximadamente el 70% de los niños y solo el 30% de los adultos vienen con  astrocitoma  del  tronco encefálico. Entre los tumores del tronco encefálico, el más común es el tumor de la protuberancia, donde se localizan los núcleos de 4 pares de nervios craneales (facial, de bloque, de trigémino, abducidos).[18]

En los adultos, el tumor glial se encuentra con más frecuencia en las fibras nerviosas de los hemisferios cerebrales y no tiene límites claros. Dichos tumores crecen muy rápidamente, se extienden de manera difusa al tejido nervioso y pueden alcanzar tamaños gigantescos. Al mismo tiempo, el riesgo de tal transformación en un cáncer es extremadamente alto. Algunos investigadores creen que el astrocitoma cerebral se diagnostica con más frecuencia en hombres de edad mediana y mediana (60%).[19]

¡Es importante para saber!

Existen protocolos oficiales especialmente desarrollados para el diagnóstico y tratamiento de los astrocitomas de uno de los tumores gliales, y los regímenes recomendados para el tratamiento de ciertos tipos de tumores, teniendo en cuenta su grado de malignidad. Leer más...

!
Encontrado un error? Selecciónelo y presione Ctrl + Enter.
You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.