^

Salud

A
A
A

Diagnóstico de fiebre tifoidea

 
Último revisado por: , experto médico, en 16.05.2018
 

La fiebre tifoidea se diagnostica sobre la base de la fiebre de larga duración, dolor de cabeza, aumentando con el desarrollo del estado de la fiebre tifoidea intoxicación, cambios en el lenguaje común, la aparición de hinchazón, sarpullido rozeoloznoy, hepatoesplenomegalia y cambios en la sangre periférica.

El diagnóstico de laboratorio de la fiebre tifoidea se basa en la detección de un agente en el biomaterial y anticuerpos específicos en la sangre del paciente. Detección Crucial patógeno en la sangre (cultivo de sangre), orina (urinokultura), excrementos (cultivo de heces), la bilis (bilikultura), así como en la médula ósea, líquido cefalorraquídeo, la roséola, pus o exudado.

En el trabajo práctico para el diagnóstico precoz de la fiebre tifoidea, el más importante es el hemocultivo, que debe llevarse a cabo durante todo el período febril. La sangre de la vena en una cantidad de 5-10 ml se inocula en un vial con 50-100 ml de caldo biliar al 10-20% (los mejores resultados se obtienen en caldo de tripsina-soja). Los resultados positivos del hemocultivo se obtienen con mayor frecuencia con hemocultivos durante la primera semana de la enfermedad, cuando la bacteriemia es más pronunciada. A partir de la segunda semana de enfermedad, los bacilos tifoideos se pueden encontrar en las heces, la orina y el contenido duodenal. El mayor porcentaje de asignación de palos de tifoidea se obtiene a partir de cultivos de médula ósea. En general, la confirmación bacteriológica del diagnóstico de tifoidea se puede obtener en 80-90% de los pacientes.

Los métodos serológicos pueden detectar anticuerpos específicos en la sangre o antígenos en el biosustrato. En el trabajo práctico, las reacciones de Vidal y RNGA (reacción de hemaglutinación indirecta) se usan con mayor frecuencia con el uso de antígenos O, H y Vi de eritrocitos. La reacción de Vidal se basa en la detección de aglutininas específicas de anticuerpos O y H en la sangre del paciente con la ayuda de antígenos apropiados. Los resultados positivos se pueden obtener a partir de 8-9 días de la enfermedad. La reacción de Vidal puede ser positiva en la fiebre tifoidea vacunada y transferida, por lo que el papel decisivo es el crecimiento del título de anticuerpos en la dinámica de la enfermedad. Para una detección más precisa de los cambios inmunes específicas en la sangre del paciente se debe repetir reacción Widal con O- (IX y XII) y N-monodiagnostikumami para eliminar las reacciones cruzadas con otros grupos de Salmonella.

RNGA con antígenos eritrocíticos O y Vi y la reacción de Vi-hemaglutinación son más específicos y sensibles. Estas reacciones se usan para el diagnóstico precoz de la fiebre tifoidea. En RNGA, la concentración de anticuerpos O aumenta en el curso de la enfermedad y los títulos de anticuerpos Vi no cambian significativamente. La reacción de Vi-hemaglutinación es de la mayor importancia en el examen de personas sospechosas de fiebre tifoidea.

Las reacciones serológicas a la detección de anticuerpos específicos en la sangre del paciente deben realizarse desde el día 4 al 5 de la enfermedad, y luego hasta la semana 2 y 3 y más tarde. El diagnóstico de fiebre tifoidea se considera serológicamente confirmado con un título de anticuerpos de 1: 200 o superior, o con un aumento en el título de anticuerpos de 2-3 veces en la dinámica de la enfermedad. Al evaluar las pruebas serológicas es importante tener en cuenta que el aumento de los títulos de anticuerpos específicos acerca de la evidencia de proceso infeccioso agudo, y la presencia de sólo H, o VI-anticuerpos - Acerca de la fiebre tifoidea anterior pospuesto o carro bacteriana.

Para el diagnóstico serológico de bacteriocarrier y las reacciones vacunales, se ha sugerido separar los anticuerpos específicos relacionados con IgM e IgG en ELISA. La detección de IgM tifoidea específica apunta al proceso infeccioso actual, y la detección aislada de anticuerpos específicos pertenecientes a la clase de IgG es sobre la naturaleza vacunal de los anticuerpos o la fiebre tifoidea transmitida previamente.

Diagnóstico diferencial de la fiebre tifoidea

En la práctica, la fiebre tifoidea en niños a menudo tienen que ser diferenciadas con la forma de la fiebre tifoidea salmonelosis, paratifoidea, mononucleosis infecciosa, enfermedad de Hodgkin, yersiniosis, la malaria, y en el período inicial - la gripe, infección por enterovirus y la infección intestinal aguda de otras etiologías.

¡Es importante para saber!

La paresia del intestino (obstrucción intestinal paralítica, obstrucción intestinal adinámica, íleo) es una interrupción temporal de la motilidad intestinal. Este trastorno generalmente se observa después de las operaciones en la cavidad abdominal, especialmente después de las operaciones en el intestino. Los síntomas de la paresia intestinal son náuseas, vómitos y malestar abdominal indeterminado. Leer más...

!
Encontrado un error? Selecciónelo y presione Ctrl + Enter.
You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.