^

Salud

A
A
A

Esquizofrenia delirante

 
, Editor medico
Último revisado: 16.04.2020
 
Fact-checked
х

Todo el contenido de iLive se revisa médicamente o se verifica para asegurar la mayor precisión posible.

Tenemos pautas de abastecimiento estrictas y solo estamos vinculados a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, siempre que sea posible, estudios con revisión médica. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis ([1], [2], etc.) son enlaces a estos estudios en los que se puede hacer clic.

Si considera que alguno de nuestros contenidos es incorrecto, está desactualizado o es cuestionable, selecciónelo y presione Ctrl + Intro.

El delirio casi siempre está presente en los esquizofrénicos, incluso con formas malignas rápidamente progresivas en el período inicial, desapareciendo a medida que "entran en sí mismos" y aumentan el embotamiento mental. El autor de los síntomas de esquizofrenia de primer rango Kurt Schneider la llamó una enfermedad delirante en el sentido más amplio de la palabra. Un delirio crónico sistemático (verbal, basado en una interpretación incorrecta de hechos reales) es característico de la forma más común de la enfermedad: paranoide, que más que otros se ajusta a la definición de "esquizofrenia delirante".

Es en la forma típica clásica de esquizofrenia que los síntomas más productivos son más pronunciados: delirio y alucinaciones. El primer síntoma, como regla, es precisamente la creencia delirante en algo que no es cierto. Puede basarse en hechos reales o surgir en forma de una trama terminada. Al principio, el sinsentido es relativamente comprensible y es una cadena de conclusiones lógicamente relacionadas, a veces incluso interpretando la situación de manera muy plausible. Más tarde, con el desarrollo de la enfermedad y un pronunciado colapso del pensamiento, generalmente aparecen alucinaciones auditivas. Las voces internas que suenan en la cabeza, otras partes del cuerpo, inspiradas por pensamientos "extraños" y expresiones forzadas, sentimientos de pensamientos robados en pacientes con esquizofrenia se transforman en delirio alucinatorio y comienza el caos delirante.

En otras formas de la enfermedad, los síntomas productivos son mucho menos pronunciados o completamente invisibles, sin embargo, muchos médicos creen que un esquizofrénico es típicamente una percepción delirante de eventos internos y externos. El "trabajo delirante" oculto de un cerebro enfermo no siempre se traduce en una psicosis obvia, pero es el trasfondo de un creciente pesimismo, ansiedad, un sentimiento de hostilidad hacia el medio ambiente y un desastre inevitable, lo que obliga al paciente a encerrarse y cerrarse del mundo.

Síndrome paranoide afectivo: caracterizado por depresión, delirios de persecución, autoacusaciones y alucinaciones con un brillante carácter acusatorio. Además, este síndrome puede caracterizarse por una combinación de megalomanía, de origen noble y alucinaciones de naturaleza laudatoria, glorificante y aprobatoria.

Epidemiología

La esquizofrenia delirante o paranoica, que afecta aproximadamente al 70% de los pacientes con este diagnóstico, se considera la más favorable en relación con otras formas de esta enfermedad. Las estadísticas registran el mayor número de manifestaciones de esquizofrenia clásica en el grupo de edad de 25 a 35 años. Sucede que el primer episodio de la enfermedad ocurre en una edad posterior, incluso avanzada.

Causas esquizofrenia delirante

La Organización Mundial de la Salud en el boletín sobre esta enfermedad mental indica que los datos de investigación disponibles (y sujetos a esquizofrenia se han estudiado durante más de cien años) no confirman de manera confiable ningún factor etiológico obligatorio. Sin embargo, hay muchas hipótesis sobre las posibles causas de la esquizofrenia. La mayoría de los investigadores se inclinan por el supuesto de que el desarrollo de la enfermedad ocurre en individuos predispuestos a ella bajo la influencia de varios factores internos y externos, superpuestos entre sí, es decir, la psiquiatría moderna lo considera como una patología mental poletiológica. [1]

Factores de riesgo

Los factores de riesgo se relacionan con diferentes áreas. Una razón muy importante es la herencia. Es entre los pacientes con una forma paranoide de esquizofrenia que existe una frecuencia bastante alta de antecedentes familiares agobiados. Es cierto que no se han encontrado mutaciones genéticas específicas para la esquizofrenia; también pueden ocurrir en otras patologías mentales.

Los modernos equipos de diagnóstico permitieron identificar in vivo en esquizofrénicos la presencia de trastornos estructurales en el cerebro, también no específicos. Tales anomalías, expresadas en menor medida, a menudo se detectan en parientes cercanos de los pacientes.

Los rasgos esquizoides de la personalidad de un individuo (ansiedad, tendencia a atascarse, suspicacia, sospecha, aislamiento, sensibilidad a la crítica) son característicos no solo del paciente, sino también de sus familiares. Según algunos genetistas, también están determinados hereditariamente. La presencia de tales acentuaciones en combinación con estresores ambientales psicosociales adversos puede convertirse en un factor desencadenante en el desarrollo de la enfermedad. Los años de los niños en una familia dominada por el culto a la violencia, el bajo estatus social, la soledad, el movimiento frecuente, la falta de comprensión y el apoyo de los seres queridos, incluso el ritmo de la vida de una megalópolis puede provocar el desarrollo de síntomas esquizofreniformes.

Los períodos de mayor riesgo de debut y exacerbaciones de la esquizofrenia se reconocen como crisis relacionadas con la edad asociadas con cambios en el estado hormonal y psicosocial: adolescencia, embarazo y parto, menopausia, jubilación.

Sin embargo, en la mayoría de los casos de casos de esquizofrenia, la relación entre un factor exógeno particular y la manifestación de la enfermedad no se identifica claramente.
En presencia de una predisposición congénita, el desarrollo de esquizofrenia puede desencadenar infecciones intrauterinas, que viven en condiciones ambientales adversas, el uso de sustancias psicoactivas por parte de la futura madre. Los estudios realizados por neurofisiólogos encuentran que en el momento de la manifestación de la esquizofrenia, ya existen anomalías en las estructuras cerebrales que se desarrollan inmediatamente después del nacimiento y no cambian a una edad posterior. Esto sugiere que la lesión ocurre en la etapa muy temprana del desarrollo del cerebro, y a medida que la enfermedad progresa, un número creciente de componentes neuroquímicos están involucrados en el proceso patológico. La consecuencia de esto es las interacciones patológicas de los principales neurotransmisores, hay una violación simultánea de varios procesos funcionales y metabólicos en varios sistemas de neurotransmisores, lo que conduce a cambios en el comportamiento del paciente que se ajustan a los síntomas similares a la esquizofrenia. Las teorías de neurogénesis más modernas sobre la patogénesis de la esquizofrenia surgieron relativamente recientemente, cuando se hizo posible el estudio intravital no invasivo de la actividad electrofisiológica del cerebro y la visualización de sus estructuras.

Anteriormente son las hipótesis neuroendocrinológicas. La razón de su aparición fue el debut de la enfermedad observada por los psiquiatras principalmente en la adolescencia y la juventud, recaídas en mujeres durante el embarazo e inmediatamente después del parto, exacerbaciones durante la descomposición de la función sexual, frecuentes patologías endocrinas en esquizofrénicos.

Los apologistas de la hipótesis neuroendocrina sugirieron el desarrollo de la patología mental bajo la influencia de factores internos (auto-toxicidad debido a la interrupción de las glándulas endocrinas) y externos adversos, cuya susceptibilidad predispuso a la debilidad del sistema endocrino. Sin embargo, no se ha identificado ninguna alteración endocrina específica para la esquizofrenia, aunque la mayoría de los investigadores reconocen un cierto papel de los cambios hormonales en la patogénesis. [2]

En pacientes con esquizofrenia, se observan cambios en la inmunidad celular y humoral, que sirvieron de base para el avance de las teorías neuroinmunológicas, algunos autores han desarrollado una teoría del origen viral de la esquizofrenia, sin embargo, en la actualidad, ninguna de las versiones propuestas puede explicar completamente la patogénesis de la enfermedad.

Una de las principales manifestaciones de la psicosis en la esquizofrenia es el delirio. Su percepción del mundo, o al menos delirante, se encuentra en 4/5 de los pacientes con diagnóstico de esquizofrenia. Este fenómeno del trastorno del pensamiento es más pronunciado en la forma paranoide de la enfermedad.

Patogenesia

La patogénesis del delirio con esquizofrenia, representantes de diferentes escuelas y áreas psiquiátricas también explican de diferentes maneras. Según algunos, surge de la experiencia de vida del paciente, interpretada con un significado especial en relación con un cambio en la conciencia del mundo que lo rodea. Por ejemplo, el historial de un paciente de una patología del tracto gastrointestinal podría provocar envenenamiento del delirio. Según otros, los delirios dependen débilmente de eventos reales y características personales del paciente. Primero, hay una división de la conciencia, contra la cual se transforma el ser del esquizofrénico, y luego aparecen los delirios (sensaciones anormales), a partir de los cuales el delirio crece como un intento de explicar estas sensaciones, su origen y las explicaciones son increíbles.

Actualmente, se cree que se requiere un cierto tipo de personalidad y patología de la corteza cerebral, en particular, sus lóbulos frontales, para iniciar el mecanismo de desarrollo del delirio, cuya atrofia pronunciada de las neuronas corticales contribuye a la distorsión de los procesos de percepción de diversas sensaciones. El papel de la percepción alterada en la formación de delirios se considera extremadamente importante y, hasta la fecha, está probado.

Síntomas esquizofrenia delirante

La forma delirante de esquizofrenia se manifiesta en las declaraciones y el comportamiento del paciente, que defiende sus falsas creencias con tenacidad incuestionable. Lo más característico de esta enfermedad es un delirio crónico en desarrollo por etapas. [3]

El psiquiatra alemán K. Konrad destacó varias etapas en la dinámica de la formación del delirio esquizofrénico. Los primeros signos de su desarrollo (fase de trema) se caracterizan por síntomas como confusión y ansiedad del paciente. Aprende a vivir con una nueva conciencia alterada, está lleno de nuevas sensaciones inexplicables, no siempre claras, que causan tensión y una sensación de miedo. Dependiendo de la trama de los primeros pensamientos delirantes, puede aparecer un sentimiento de culpa, contra el cual surgen los pensamientos suicidas. El estado de ánimo elevado es mucho menos común en pacientes en esta fase. [4]

La siguiente, segunda etapa en el desarrollo de la formación del delirio es (apofenia), "visión" delirante. Comienza la cristalización del delirio: el paciente concreta sus ideas delirantes, se encuentra en cautiverio. Al mismo tiempo, la situación para él se vuelve más definida, las dudas desaparecen, la confusión y la tensión disminuyen. Los pacientes en esta etapa a menudo se sienten como "el centro del universo", los únicos con verdadero conocimiento. El delirio en esta etapa suele ser lógico y bastante creíble.

La fase del desastre o apocalíptico se caracteriza por un delirio alucinatorio incoherente. Esta etapa no ocurre en absoluto. Se caracteriza por una grave desorganización del pensamiento, trastornos del habla, la aparición de síntomas negativos irreversibles.

No siempre ocurre el delirio en etapas. Puede manifestarse en forma de un brote paranoico agudo o surgir de una idea sobrevalorada basada en hechos de la vida real, de los cuales el paciente saca sus conclusiones que contradicen la experiencia práctica. El delirio tiene el carácter de una creencia; el paciente no requiere evidencia de su inocencia. Está convencido de ello.

En psiquiatría oficial, la etapa inicial de la formación del delirio se llama paranoia. En esta etapa, el delirio aún no se acompaña de alucinaciones y está estructurado lógicamente. El paciente interpreta los eventos y el comportamiento de las personas que lo rodean de manera bastante plausible. A menudo, en esta etapa, los síntomas del delirio aún no han alcanzado una altura significativa y no son particularmente notables. Los que los rodean los interpretan como rarezas de carácter. El paciente a veces va al médico, pero no al psiquiatra, sino al terapeuta, neurólogo, cardiólogo que se queja de pérdida de fuerza, dolor de cabeza o dolor de corazón, dificultad para conciliar el sueño, sensaciones inusuales en diferentes partes del cuerpo. Algunas excentricidades, obsesiones, irritabilidad, poca concentración de atención, olvido en el contexto de ansiedad o, con menos frecuencia, un estado de ánimo excesivamente alegre pueden ser notables, pero en la etapa inicial de las quejas del paciente, generalmente se les diagnostica como trastornos vegetovasculares, neurosis o manifestaciones de osteocondrosis. Y con certeza, un psiquiatra aún no podrá diagnosticar la esquizofrenia en la etapa inicial con el proceso de desarrollo de la formación del delirio. Para esto, es necesaria la monitorización a largo plazo del paciente.

Los psiquiatras también conocen el llamado síntoma de Kandinsky, que es característico de la etapa inicial de la esquizofrenia y es presumiblemente causado por trastornos del aparato vestibular y el sistema nervioso autónomo. Los pacientes se quejan de episodios de dolor de cabeza severo como la mirra, contra los cuales apenas mantienen la coordinación en el espacio, hay una sensación de ingravidez, y el paciente simplemente deja el suelo debajo de sus piernas, se siente "como Armstrong en la Luna".

Un debut más brillante es la psicosis aguda. Se manifiesta por un aumento repentino y rápido de los síntomas. Además de una clara desorganización del pensamiento, en la mayoría de los casos, el paciente puede estar anormalmente excitado, agresivo, propenso a acciones destructivas o, con menos frecuencia, demasiado entusiasta y obsesionado con una idea de proporciones a menudo globales. Desarrolla agitación psicomotora y requiere hospitalización urgente en un hospital psiquiátrico. El paciente está bajo la supervisión de especialistas y es más probable que comience el tratamiento de manera oportuna.

El desarrollo gradual de la formación de delirio conduce a cambios constantes no demasiado notables en el comportamiento del paciente. Está cada vez menos preocupado por las realidades de la vida, la familia y los problemas laborales. Se aleja de ellos, volviéndose cada vez más autónomo. Sin embargo, en el contexto del desapego general, el paciente muestra ingenio y actividad, tratando de realizar sus ideas: escribe cartas a varias autoridades, rastrea a sus rivales, trata de exponer a los malvados o de darse cuenta de sí mismo como un reformador. No puede estar convencido de la equivocación por ningún argumento lógico y prueba, o su energía puede ser redirigida a otra dirección más real. [5]

Un síntoma típico del delirio esquizofrénico son las filosofías sin sentido o la esquizofasia. No se puede detener al paciente, habla incesantemente y, además, de manera coherente, sin usar palabras parásitas. Sin embargo, el significado en su monólogo simplemente está ausente.

La etapa paranoide puede persistir durante mucho tiempo, pero es la esquizofrenia, en contraste con los trastornos esquizotípicos, que es una enfermedad progresiva y, con el tiempo, la desorganización de la estructura sistemática del delirio, más a menudo monotemática, y un aumento en los cambios de déficit se observan en mayor o menor medida.

El delirio paranoico se está transformando gradualmente en paranoico: aparecen nuevos temas, multidireccionales, desprovistos de realidad, el delirio se vuelve cada vez más caótico. El paciente ha roto el pensamiento, que se manifiesta por trastornos del habla: paradas repentinas, cambio abrupto de sujeto, inconsistencia, mentismo, declaraciones abstractas que hacen que el habla carezca notablemente de sentido. El vocabulario también se reduce, a menudo no utiliza preposiciones y / o conjunciones, no toma la iniciativa en la conversación, responde brevemente y no en esencia, pero enganchando a un tema favorito, no puede parar. El discurso está repleto de repeticiones, no siempre entendidas por los neologismos, y la pérdida de la estructura gramatical. La presencia de todos estos síntomas no es necesaria, aparecen dependiendo de la profundidad de la lesión psíquica.

Los psiquiatras, basados en observaciones de pacientes, observan las siguientes características del delirio con esquizofrenia: prácticamente no refleja los rasgos de personalidad benignos del paciente, ya que los rasgos de personalidad completamente nuevos aparecen bajo la influencia del proceso patológico (A.Z. Rosenberg), esto es confirmado por O.V. Kerbikov llamando a este fenómeno un delirio de renacimiento. Los psiquiatras también notan una lenta sistematización de juicios delirantes, pretenciosos, llenos de abstracciones y simbolismos, una gran brecha con la realidad.

En la etapa paranoica, se agregan alucinaciones pseudo y verdaderas al delirio: percepción involuntaria de objetos que en realidad están ausentes. En los esquizofrénicos, las pseudoalucinaciones ocurren con mayor frecuencia, el paciente comprende su irrealidad, pero no puede mostrar una actitud crítica hacia ellos. Obedece incuestionablemente y cree en las voces sonoras que escucha con un "oído interno". Básicamente, con esquizofrenia delirante, los pacientes experimentan alucinaciones auditivas, y las más típicas son las voces que dan órdenes, acusan, amenazan o simplemente sonidos obsesivos (viento aullando, vertiendo o goteando agua, crujidos, silbidos, pisadas fuertes) sin registro verbal. También pueden estar presentes otros tipos de alucinaciones (visual, olfativa, táctil), pero no ocupan el lugar principal en el cuadro clínico. Después de la aparición de alucinaciones, el delirio "cristaliza", se vuelve más distintivo, su contenido se vuelve complicado y adquiere un color fantástico.

Entonces puede ocurrir la etapa parafrénica de la enfermedad. Se caracteriza por la llamada "creatividad intelectual patológica" (M. I. Rybalsky). Las peculiaridades del delirio parafrénico son la inconstancia y la variabilidad de los primeros componentes individuales de la trama, luego de ciertos eventos, que termina con un cambio en toda la trama. El paciente en esta etapa se siente mejor, comienza a "recordar" su vida pasada, le parece que la enfermedad está retrocediendo. El estado de ánimo en un paciente con síndrome parafrénico suele ser optimista, el habla es emocional, sistematizada. Son carismáticos y pueden ser persuasivos, especialmente en casos donde la trama del delirio es bastante real. Pero en la mayoría de los casos, la parafrenia delirio se distingue por su fantástico contenido absurdo. El paciente a menudo desarrolla megalomanía. Se siente el mesías, capaz de cambiar la historia de la humanidad, apropiándose de grandes descubrimientos para sí mismo, en contacto con extraterrestres o fuerzas de otro mundo.

La esquizofrenia delirante en pacientes de edad avanzada a menudo comienza inmediatamente con el síndrome parafrénico. En este caso, un tipo de depresión de su curso y delirios de "pequeño alcance" son característicos: los esquizofrénicos mayores están convencidos de que los simpatizantes imaginarios (parientes o vecinos a menudo juegan este papel) los oprimen, no les gustan, quieren deshacerse de ellos, intentan engañarlos y causar daños (envenenar, herir, privar a la vivienda). Incluso en presencia de delirios de grandeza, es de naturaleza pesimista: se subestimó, a su alrededor los malvados "pusieron palos en las ruedas", etc. [6]

Para cambios patológicos profundos en la estructura de la psique en la etapa paranoica o parafrénica, no solo las alucinaciones, sino también los automatismos mentales son característicos. Se dividen en motores: el paciente afirma que no se mueve por su propia voluntad, sino que sigue órdenes del exterior; ideacional, concerniente al proceso de pensamiento (los pensamientos se traducen desde afuera, reemplazándolos por los suyos); sensorial - imposición externa de sensaciones. Según los pacientes, las fuentes más fantásticas de influencia externa son los servicios de inteligencia extranjeros, extranjeros, brujas, a menudo en la persona de un viejo conocido, colega o vecino. La influencia sobre el paciente puede llevarse a cabo, de acuerdo con sus ideas, mediante radiación de onda, por ejemplo, a través de una corriente de radio o un transmisor incorporado en una bombilla eléctrica. Los automatismos mentales, junto con los delirios de exposición, se describen en psiquiatría como el síndrome de Kandinsky-Clerambo, el más común en el complejo de síntomas de la esquizofrenia desarrollada.

En el cuadro clínico general de la esquizofrenia, junto con delirios, se producen diversos trastornos emocionales: estado de ánimo deprimido, episodios maníacos, ataques de pánico, ataques de apatía o agresión.

La verdadera esquizofrenia debería progresar y conducir a la aparición de un defecto esquizofrénico específico; de lo contrario, la enfermedad se diagnostica como un trastorno esquizotípico de la personalidad. El desarrollo de síntomas negativos puede inhibir el tratamiento correcto, un curso lento de la enfermedad. En general, la esquizofrenia delirante paranoide no se caracteriza por manifestaciones tan pronunciadas como habla incoherente, asociaciones inadecuadas, empobrecimiento de las emociones, aplanamiento de los sentimientos, trastornos catatónicos, desorganización llamativa del comportamiento. Sin embargo, los síntomas negativos, aunque no son demasiado pronunciados, se manifiestan durante un largo período de la enfermedad o cada uno de sus ataques termina con algunas pérdidas: un estrechamiento del círculo de contactos, intereses y una disminución de la actividad motora.

Complicaciones y consecuencias

El delirio con esquizofrenia ya sugiere una alteración en el proceso de percepción y pensamiento. Incluso en la etapa inicial de la enfermedad, la presencia de delirios impide que una persona construya comunicaciones, resuelva problemas familiares y laborales. Con la esquizofrenia, la atención y la memoria sufren, el habla y las habilidades motoras se ven afectadas, y un déficit emocional e intelectual aumenta de manera lenta pero constante. [7]

El trastorno comórbido más común para la esquizofrenia es la depresión. Un estado de ánimo depresivo acompaña a los esquizofrénicos a menudo de la fase prodrómica. Y en la etapa inicial del desarrollo de la enfermedad, el aumento de la ansiedad causada por trastornos persistentes de la percepción, se convierte en la causa de intenciones e intentos suicidas. La esquizofrenia generalmente se considera una enfermedad con un alto riesgo de suicidio. Particularmente peligroso a este respecto es la depresión, que se desarrolla dentro de los seis meses posteriores al primer episodio de psicosis.

Los esquizofrénicos son propensos al abuso de alcohol y otras sustancias psicoactivas, lo que conduce a un curso atípico, recaídas frecuentes y farmacorresistencia. El alcoholismo o la adicción a las drogas en los esquizofrénicos se convierte rápidamente en permanente. Los pacientes dejan de trabajar, evitan el tratamiento y llevan un estilo de vida antisocial, a menudo infringiendo la ley.

Según los estudios, los ataques de pánico se desarrollan en aproximadamente un tercio de los pacientes, sus síntomas pueden aparecer en el período prodrómico, durante y después de los episodios psicóticos.

Con mayor frecuencia que en la población general, se encuentran muchas patologías somáticas entre los esquizofrénicos, especialmente la obesidad y las patologías del sistema cardiovascular.

La esquizofrenia a menudo causa discapacidad, y la esperanza de vida de los pacientes con este diagnóstico es más corta en un promedio de 10-15 años. Se cree que la esquizofrenia en sí misma no conduce a esto (algunos pacientes viven mucho tiempo), sino a un compromiso con los malos hábitos y una tendencia al suicidio.

Diagnostico esquizofrenia delirante

La cuestión de los criterios clínicos claros para la esquizofrenia y, en general, muchos psiquiatras no lo consideran una enfermedad mental independiente, aún está abierta. El enfoque de este tema en diferentes países tampoco es el mismo.

Si se sospecha esquizofrenia, el diagnóstico inicial de la enfermedad requiere la recolección de una historia somato-neurológica completa del paciente. El médico debe hablar no solo con el paciente, sino también con sus familiares.

El examen del estado de salud somático del paciente incluye pruebas de laboratorio y un examen cardiológico completo. El diagnóstico de laboratorio no puede confirmar el diagnóstico de esquizofrenia, dicho análisis aún no existe, pero da una idea del estado general de salud del paciente y ayuda a prevenir errores de diagnóstico y a distinguir las manifestaciones de la esquizofrenia de los síntomas que se le parecen, que se desarrollan con patologías endocrinas, colagenosis, neuroinfecciones, enfermedades con manifestaciones de neurodegeneración. Y así sucesivamente

Al paciente se le prescriben varias pruebas de un análisis general de sangre y orina para determinar el nivel de glucosa, hormonas tiroideas y la glándula pituitaria, corticosteroides y reproductores, electrolitos plasmáticos, proteína C reactiva, urea, calcio, fósforo y pruebas bioquímicas. Pruebas de presencia de drogas e infección por VIH, la reacción de Wasserman, el estudio del líquido cefalorraquídeo espinal.

El diagnóstico instrumental se prescribe de varias maneras, lo que le permite llegar a una conclusión sobre el trabajo de todos los sistemas del cuerpo. El examen neurofisiológico es obligatorio, lo que incluye electroencefalografía, angioscaneo dúplex, resonancia magnética. Aunque los estudios de hardware revelan la presencia de trastornos cerebrales morfológicos y neurodegenerativos, tampoco pueden confirmar exactamente el diagnóstico de esquizofrenia. [8]

Los psiquiatras europeos se guían por los criterios de diagnóstico descritos en la CIE-10. El diagnóstico de la forma delirante de esquizofrenia se realiza si el paciente tiene un síndrome delirante pronunciado. Los síntomas de delirios de un contenido específico (exposición, dominio, actitud, persecución, apertura de pensamientos) deben estar disponibles durante mucho tiempo, al menos un mes e independientemente de si el paciente fue tratado durante este período. Los síntomas delirantes o alucinantes no deben ser causados por ningún tipo de intoxicación o patología neurológica, y en la observación del paciente hay signos de cambios cualitativos en el comportamiento: estrechamiento de intereses, círculo social, aumento de la pasividad, aislamiento, indiferencia a la apariencia.

Los cambios de déficit relacionados con las funciones neurocognitivas (atención, imaginación, memoria, habla) y ejecutivas se determinan mediante diversas pruebas fisiopatológicas y neuropsicológicas.

Diagnóstico diferencial

Es bastante difícil diferenciar la esquizofrenia delirante de otros trastornos mentales con un componente delirante pronunciado. Se recomienda un seguimiento a largo plazo del paciente, al menos seis meses antes de diagnosticarlo con esquizofrenia.

En primer lugar, se excluyen las patologías orgánicas en las estructuras cerebrales responsables de los procesos de pensamiento y el estado emocional, especialmente los tumores hipofisarios, las lesiones de las estructuras frontales del cerebro, las malformaciones vasculares, los abscesos, los quistes y los hematomas. Neuroinfecciones pospuestas y crónicas: herpética, neurosífilis, tuberculosis, VIH, otros virus, los efectos de colagenosis, lesiones cerebrales traumáticas, neurodegeneración, trastornos metabólicos (anemia perniciosa, deficiencia de folato, leucodistrofia metacromática, distrofinosis hepatocerebral). Con una enfermedad clara del sistema nervioso central, infecciosa o intoxicante, incluido el alcohol, el daño de drogas al cerebro, la esquizofrenia no se diagnostica, a menos que se establezca claramente que sus síntomas precedieron a una enfermedad infecciosa, trauma o abuso de sustancias psicoactivas. [9]

La duración del estado esquizofrénico se tiene en cuenta en el diagnóstico. En los casos en que la sintomatología se observa durante menos de un mes y se detiene por sí mismo o se interrumpe la medicación, la condición del paciente se clasifica (según la CIE-10) como trastornos psicóticos esquizotípicos o esquizoafectivos.

Un síndrome delirante aislado per se, incluso con manifestaciones de delirio específico de esquizofrenia (persecución, relaciones, interacciones), indica solo la patología del sistema nervioso central y no es un criterio diagnóstico absoluto. Aunque con la identidad completa de la estructura y la trama delirantes, algunas características todavía están allí. Con epilepsia, neurosífilis, encefalitis después de infecciones graves, lesiones ateroscleróticas complicadas por intoxicación somatogénica, depresión, psicosis postraumáticas, alcohólicas y narcóticas, el delirio suele ser más simple y más específico. Además, se ha observado que los pacientes con encefalitis epidémica expresan un deseo de curar su enfermedad e incluso "se adhieren" con esto al personal médico, los epilépticos y los pacientes deprimidos deliran en los estados crepusculares, mientras que en los esquizofrénicos no hay cambio en la conciencia. Sus delirios y delirios se distinguen por la pretensión y la complejidad. Además, con la esquizofrenia, el delirio no se refiere tanto al impacto físico como a las experiencias subjetivas del paciente, refleja la invasión y captura de su esfera volitiva y su pensamiento. [10]

La esquizofrenia y los trastornos delirantes también se diferencian, en los que se desarrolla delirio crónico mono o politemático, que es idéntico en estructura y trama al esquizofrénico. Los mismos temas: persecución, celos, fealdad propia, verulencia, grandeza con episodios periódicos de depresión, alucinaciones olfativas y táctiles, y en pacientes de edad avanzada, los auditivos, que son parte del cuadro clínico de la esquizofrenia, también se observan en el trastorno delirante. Algunos han estado enfermos con ellos toda su vida, sin embargo, tales pacientes nunca tienen voces crónicas imperativas, delirio constante de exposición e incluso síntomas negativos leves. Además del comportamiento que está directamente relacionado con el delirio, el estado de ánimo, el habla y las acciones de los pacientes con trastorno delirante son bastante adecuados para la situación y no van más allá de la norma. [11]

Entonces, con el trastorno delirante de la personalidad, el delirio es el síntoma único o más llamativo. Es bastante lógico, realista y a menudo provocado por situaciones de la vida, y también debe observarse durante tres meses o más, tener un carácter personal y continuar no solo durante los períodos de trastornos afectivos, sino también fuera de ellos. No debe haber delirio de influencia, transmisión y apertura de pensamientos, se permiten alucinaciones auditivas transitorias raras. Tampoco debe haber signos de daño orgánico en el cerebro de ninguna génesis.

El criterio de diagnóstico principal para la esquizofrenia sigue siendo la presencia de una naturaleza progresiva del debilitamiento de la actividad mental.

Tratamiento esquizofrenia delirante

Para un tratamiento detallado de la esquizofrenia delirante, lea este artículo .

Prevención

La carga hereditaria no se puede cambiar, pero no es el único factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad, las condiciones externas aún son necesarias para minimizar los esfuerzos que se deben hacer.

Con una predisposición genética, el embarazo se planifica mejor. Incluso antes de su aparición, es necesario examinar y tratar las patologías disponibles para evitar la exposición de drogas al feto. Es importante que el peso de la futura madre esté en línea con la norma y que haya podido abandonar los malos hábitos antes del embarazo, durante el período de gestación que no fumaba ni bebía. Una dieta equilibrada, actividad física moderada, relaciones familiares estables y tranquilas son factores que predisponen al nacimiento de un niño sano. Cuidar su salud física y mental, el apoyo emocional positivo y un estilo de vida saludable cultivado en la familia le permitirán crecer lo más saludable posible y minimizar el riesgo de desarrollar esquizofrenia delirante.

En el período adolescente, se debe evitar la expresión emocional excesiva, se debe controlar el comportamiento, las actividades y el círculo de conocidos del niño, observando el "punto medio" para evitar tanto la dependencia excesiva como la falta de control. En el caso de un estado de ánimo depresivo u otros cambios en el afecto, el niño puede asistir a un psicoterapeuta, entrenamientos especiales que ayudan a formar mecanismos internos para combatir la influencia de factores estresantes.

A cualquier edad, la capacidad de aceptarse a sí mismo, comunicarse con los demás y encontrar a quienes pueden brindar asistencia se consideran pasos preventivos importantes para prevenir el desarrollo de un trastorno mental; la oportunidad de "hablar"; actividad física, con ejercicios grupales preferidos; capacidad de manejar los estresores de reacción; una disminución, o mejor, un rechazo completo del alcohol y otras sustancias psicoactivas; la adquisición de nuevas habilidades, actividades creativas y espirituales, participación en la vida social de la vida, la presencia de buenos amigos y una familia fuerte.

Pronóstico

La cuestión de la existencia de esquizofrenia como enfermedad única sigue abierta, los criterios para diagnosticar esta enfermedad también difieren significativamente en las escuelas de psiquiatría de diferentes países. Pero en general, la esquizofrenia delirante, como si no se llamara, hasta ahora se refiere a enfermedades graves e incurables. Sin embargo, un buen pronóstico aumenta el inicio temprano del tratamiento, su continuidad y la falta de estigma. Los estudios revelaron que el estigma condujo a síntomas más pronunciados de esquizofrenia en comparación con aquellos pacientes que fueron tratados sin conocer su diagnóstico.

Un efecto terapéutico a largo plazo se considera un buen pronóstico, a veces los pacientes incluso son cancelados tomando drogas. El éxito depende completamente de la adecuación del tratamiento prescrito y los recursos individuales de la personalidad del paciente. La psiquiatría moderna con un enfoque integrado para el tratamiento tiene un gran arsenal de medios para estabilizar la condición del paciente.

You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.