^

Salud

A
A
A

Factores de riesgo y causas de la artrosis.

 
, Editor medico
Último revisado: 11.04.2020
 
Fact-checked
х

Todo el contenido de iLive se revisa médicamente o se verifica para asegurar la mayor precisión posible.

Tenemos pautas de abastecimiento estrictas y solo estamos vinculados a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, siempre que sea posible, estudios con revisión médica. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis ([1], [2], etc.) son enlaces a estos estudios en los que se puede hacer clic.

Si considera que alguno de nuestros contenidos es incorrecto, está desactualizado o es cuestionable, selecciónelo y presione Ctrl + Intro.

La osteoartritis se produce como resultado de la interacción de muchos factores genéticos y ambientales (incluidos los traumáticos). Fue el análisis de los factores de riesgo para el desarrollo de la osteoartritis de diversas localizaciones lo que promovió el concepto de heterogeneidad de la enfermedad. Por lo tanto, se establecen diferencias claras en los factores de riesgo para la coxartrosis y la gonartrosis: en la artrosis de las articulaciones de la cadera no hay diferencias de género, rara vez se diagnostica en representantes de la raza mongoloide, a menudo combinada con defectos congénitos del desarrollo; La gonartrosis es más común en mujeres de raza Negroid que en mujeres de raza caucásica, que se caracterizan por un daño traumático previo en las articulaciones. Hubo evidencia de que el grupo de factores de riesgo para la osteoartritis de la parte patelofemoral de la articulación de la rodilla difiere de los factores de riesgo para el daño de la parte tibiofemoral medial: el primer tipo se asocia con antecedentes familiares de osteoartritis y la presencia de lesiones nodulares de las manos, la segunda parte se asocia con obesidad y procedimientos quirúrgicos previos en la articulación de la rodilla.

El género es importante en el desarrollo de la osteoartritis; las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar osteoartrosis en la mayoría de las localizaciones. Los resultados de un estudio finlandés en el que participaron 6647 agricultores mostraron que el género femenino es un factor de predisposición independiente para el desarrollo de la gonartrosis. Una revisión de 29 estudios epidemiológicos de osteoartritis de las articulaciones de la rodilla y la cadera en 14 países de todo el mundo sugiere que la osteoartritis de las articulaciones de la cadera es más común en hombres que en mujeres; Las articulaciones de la rodilla se ven afectadas con más frecuencia en las mujeres, especialmente en las personas mayores de 45 años. Sin embargo, la mayoría de los otros estudios muestran una alta incidencia de coxartrosis en las mujeres. En la osteoartrosis de las articulaciones de las manos, hay un rápido aumento de la incidencia en mujeres menores de 60 años, por lo que la frecuencia de osteoartritis de esta localización no cambia significativamente; Los hombres tienen un aumento más lento en la incidencia, continúa durante la séptima década de la vida. Se encontraron diferencias en la prevalencia de monoosteoartrosis, oligososteoartrosis y (poli) osteoartrosis generalizada entre hombres y mujeres.

Factores de riesgo para la osteoartritis.

Genetica

  • género
  • Patología hereditaria del gen del colágeno tipo II.
  • mutación del gen del colágeno tipo II
  • Otras enfermedades hereditarias de los huesos y articulaciones.
  • origen racial / étnico

No genético

  • edad avanzada
  • sobrepeso
  • disminución del nivel de hormonas sexuales femeninas (por ejemplo, en el período posmenopáusico)
  • Malformaciones de huesos y articulaciones.
  • historial de cirugía de articulaciones (por ejemplo, meniscectomía)

Exógena

  • actividades profesionales
  • lesión articular
  • jugando deportes

Estas características sugieren que los factores endocrinos desempeñan un papel en la osteoartritis. De hecho, los resultados de muchos estudios, especialmente los estudios sobre modelos de osteoartrosis en animales, indican que las hormonas sexuales pueden modificar el metabolismo en el tejido del cartílago. Los receptores de estrógeno se encuentran en el cartílago articular de muchas especies animales. El estudio JAP Da Silva y sus autores (1994) observaron que la ooforectomía aumenta la tasa de procesos destructivos en el cartílago animal. En modelos de osteoartritis en animales, se ha demostrado que el estradiol puede inhibir la síntesis de proteoglicanos. Las dosis superfisiológicas de estradiol aumentan la "descomposición" del cartílago, que es bloqueado por el tamoxifeno antiestrógeno. En conejos después de la ooforectomía, que recibieron altas dosis de estrógeno, se desarrolló adelgazamiento y dilatación del cartílago articular, es decir, Cambios típicos de la osteoartritis en humanos.

También hay una serie de evidencias epidemiológicas de la participación de hormonas sexuales, principalmente estrógeno, en el desarrollo de la osteoartritis. Estos incluyen una mayor incidencia de osteoartritis en las mujeres, que aumenta con el período de la menopausia, la conexión de la osteoartritis común con factores como la cirugía ginecológica, la masa ósea y la obesidad, que pueden reflejar los efectos de las hormonas sexuales endógenas. Según TD Spector y GC Champion (1989), las mujeres con hiperproducción de estrógeno son propensas a la osteoartritis generalizada.

Además, se sugiere el posible papel de los estrógenos en la patogenia de la osteoartritis en función de la relación "antagónica" de la osteoporosis con la osteoartrosis y un mayor riesgo de osteoartrosis en la obesidad. Los estrógenos regulan el metabolismo óseo, su deficiencia causa la pérdida ósea del componente mineral en las mujeres durante el período pre y posmenopáusico; La alta densidad mineral ósea (DMO) en el período posmenopáusico puede indicar un mantenimiento prolongado del exceso de estrógenos. En mujeres posmenopáusicas con gonartrosis, coxartrosis, osteoartrosis de las articulaciones de las manos y con poliosteoartrosis, hay un aumento en la densidad ósea, que no es causada por obesidad o pérdida ósea más lenta en mujeres con osteoartrosis durante la menopausia. Con una alta densidad ósea, el cartílago articular puede soportar una mayor tensión mecánica.

La obesidad también se asocia con un mayor nivel de estrógeno endógeno en el período posmenopáusico. La obesidad aumenta el riesgo de osteoartritis de la rodilla, las articulaciones de la cadera y las articulaciones de las manos en las mujeres, pero aún no se ha estudiado la causa de esto (el efecto mecánico del sobrepeso en el cartílago, los niveles más altos de estrógeno u otros efectos sistémicos).

Se obtuvo cierta evidencia de la relación de las hormonas sexuales femeninas con la osteoartrosis en estudios de los factores de riesgo para la osteoartritis en mujeres que reciben terapia de reemplazo hormonal con estrógeno (HHTE). Se ha demostrado que la TRH reduce el riesgo de gonartrosis y coxartrosis. En las mujeres que recibieron HST durante 8 años, se observó una progresión lenta de la osteoartritis. Dado que la HRTE reduce el metabolismo óseo, se puede suponer que el estrógeno contribuye a la estabilización de la osteoartritis al disminuir la remodelación del hueso subcondral.

El papel del estrógeno en el desarrollo de la osteoartritis, muy probablemente, se realiza a través de la influencia en las citocinas proinflamatorias y anabólicas, que, a su vez, tienen un efecto sobre el metabolismo del cartílago. El efecto del estrógeno en el hueso, aparentemente, está parcialmente asociado con la interleucina-1 (IL-1), la IL-6, el factor de necrosis tumoral a (TNF-a). Los receptores de estrógeno se encuentran en el cartílago articular y, probablemente, IL-1 e IL-6 son capaces de mediar el efecto del estrógeno sobre su metabolismo. El factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1) y el factor de crecimiento transformante beta (TGF-beta) están involucrados en la síntesis y restauración de la matriz de cartílago, y es probable que los estrógenos tengan un efecto complejo sobre los factores de crecimiento.

En general, la evidencia de la asociación de la osteoartritis con factores asociados con los efectos de las hormonas sexuales en las mujeres es contradictoria. Es posible que los estrógenos tengan un efecto diferente, que depende del momento de la menopausia y de la etapa de la artrosis.

Un factor importante entre los factores de riesgo genético para la osteoartritis es una mutación hereditaria o adquirida del gen del procolágeno tipo II (colágeno hialino básico del cartílago), COL 2 A b, ubicado en el cromosoma 12. Las descripciones más tempranas de la relación genética entre el fenotipo de la osteoartritis temprana y la COL 2 A se refieren a finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado. En uno de ellos, se informó una mutación COL 2 A en familiares con osteoartrosis temprana, que se manifestó al reemplazar el aminoácido arginina con cisteína en la posición 519 en una molécula de colágeno de tipo II. Hasta la fecha, otras 4 familias describieron una mutación similar. CJ Williams y otros (1995) descubrieron otra mutación COL 2 A! En la familia, en los miembros de los cuales se observó un desarrollo temprano de osteoartrosis, el reemplazo de arginina con cisteína en la posición 75. Los autores señalan que el fenotipo de osteoartrosis en esta familia es diferente al de las familias cuyos miembros encontraron el reemplazo de arginina con cisteína en la posición 519. JF Bleasel y co-autores (1995) identificaron la misma mutación COL 2 A en otra familia. Además de los descritos anteriormente en las familias cuyos miembros han sido diagnosticados con osteoartrosis temprana, hay otras mutaciones de COL 2 A: reemplazo de glicina con la serie en la posición 976, en la posición 493.

La predisposición hereditaria a menudo se detecta con una forma generalizada de osteoartritis (GOA). JH Kellgren y sus autores (1963) encontraron los nódulos de Bouchard y Heberden en el 36% de los familiares de los hombres y en el 49% de los familiares de las mujeres con una forma generalizada de osteoartritis; en la población general, estas cifras fueron respectivamente 17 y 26%. En los pacientes con una forma generalizada de osteoartritis, el haplotipo HLA Al B8 y la forma MZ, la α-antitripsina es más frecuente. TD Spector y sus coautores (1996) en el estudio de la influencia de la herencia en la aparición de una forma nodular de la enfermedad en gemelos también observan un cierto papel de los factores genéticos en el desarrollo de esta forma de osteoartritis.

En las familias numerosas con una forma generalizada de osteoartrosis, se muestra mediante el análisis de ligamiento una herencia conjunta de la osteoartrosis y el alelo del gen procolágeno tipo II (COL 2 A). Este alelo se clonó y se encontró una única mutación en la posición 519 en la primera cadena de colágeno, que estaba presente en todos los miembros de la familia enfermos, pero no se detectó en ninguna sana. La artrosis generalizada primaria parece ser una enfermedad heterogénea y puede estar asociada con mutaciones en otros genes. Los estudios realizados recientemente sobre marcadores polimórficos de genes que codifican colágeno tipo II, proteína de matriz de cartílago y proteína de unión en 38 pares de hermanos no confirmaron el supuesto de su relación con la susceptibilidad a los loci de osteoartrosis. Probablemente solo una pequeña proporción de los casos puede explicarse por este trastorno genético.

Los estudios de población indican el papel de la raza / etnia en el desarrollo de la osteoartrosis, pero los autores a menudo proporcionan datos contradictorios. Entonces, según JJ Anderson y DT Felson (1988), las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de tener osteoartritis de las articulaciones de las rodillas en las mujeres de piel blanca; para la coxartrosis, los autores no revelaron diferencias raciales. En la revisión mencionada de 29 estudios epidemiológicos realizados en 14 países del mundo, se indica que los representantes de los caucásicos tienen más probabilidades de presentar signos de rayos X de coxartrosis; sin embargo, la prevalencia de gonartrosis en ambas poblaciones fue la misma.

La prevalencia de osteoartritis entre miembros de diferentes grupos étnicos / raciales

Grupo étnico / racial

Edad años

La prevalencia de OA,%

Mujeres

Hombres

Los ingleses

> 35

70

69

Americanos - Caucásicos

> 40

44

43

Los esquimales de Alaska

> 40

24

22

Población rural de Jamaica

35-64

62

54

Indios pima norteamericanos

> 30

74

56

Indios norteamericanos de la tribu Blackfoot

> 30

74

61

Los sudafricanos son representantes de la raza Negroid.

> 35

53

60

De media en 17 poblaciones.

> 35

60

60

A pesar de que la osteoartrosis se ve afectada principalmente por las personas de edad avanzada y su prevalencia es extremadamente baja en el grupo de edad menor de 45 a 50 años, no puede considerarse la consecuencia inevitable del envejecimiento. La prevalencia de osteoartritis de las articulaciones de las manos, la cadera y la rodilla aumenta considerablemente en hombres y mujeres de 50 a 80 años. Sin embargo, las razones por las cuales la edad es uno de los factores de riesgo significativos para la osteoartrosis no están claras. Es posible que, por un lado, los condrocitos humanos en el proceso de envejecimiento pierdan la capacidad de reponer o restaurar la matriz del cartílago articular que se “pierde” como resultado de un daño o del metabolismo normal (para esta edad) y, como resultado, se desarrolla un déficit de componentes de la matriz (como en la osteoporosis).. Por otro lado, la matriz de cartílago en la vejez puede volverse más sensible a los microtraumas acumulativos normales, y los mecanismos de reparación de las células no pueden compensar este aumento de la sensibilidad. En ambos casos, existe una discrepancia entre la influencia del entorno externo sobre el cartílago articular y la capacidad de los condrocitos o la matriz para responder a estas influencias. Y aunque el tiempo desde el inicio de los cambios iniciales en las articulaciones hasta el inicio de los síntomas y los signos radiográficos de osteoartrosis es diferente, generalmente se mide en años y décadas. Sin embargo, la tasa de progresión de la osteoartrosis en pacientes individuales varía incluso en el mismo grupo de edad y con la misma localización de la enfermedad. Esto implica la participación en el desarrollo de osteoartrosis de factores tales como la predisposición genética, el nivel de actividad física, las diferencias entre las articulaciones, etc.

Según L. Buratti y otros (1995), la incidencia de osteoartrosis de las articulaciones de la cadera, la rodilla y la muñeca aumenta con la edad, pero la incidencia de la osteoartrosis de la columna cervical se reduce. Además, se observa un aumento en el número de articulaciones afectadas por osteoartrosis en individuos de grupos de mayor edad.

El número de articulaciones afectadas por osteoartrosis en diferentes grupos de edad (según Ciocci A, 1996, con cambios)

Edad años

Número de pacientes,%

Monoartrosis

Oligoartritis

OA generalizada

<50

54,8

33.9

11.3

51-60

56.5

34

9.5

61-70

38.2

45.3

16.5

> 70

19.4

20

60.6

Se han realizado relativamente pocos estudios en los que los estudios sobre el efecto del envejecimiento en la progresión de la osteoartritis, aunque en general se reconoce la importancia de la edad avanzada en el desarrollo de la osteoartrosis. En uno de ellos, la mayoría de los pacientes con osteoartrosis (60% de las articulaciones de rodilla examinadas) no mostraron ningún cambio radiográfico según Kellgren y Lawrence durante 11 años de observación, y solo cambios menores en el 33%. Por lo tanto, la progresión de la osteoartritis no siempre es un proceso inevitable y probablemente depende de la capacidad diferente para restaurar y degradar los tejidos de la articulación después de que se dañen.

En los estudios de población, se establece de manera inequívoca que las calles con sobrepeso presentan un mayor riesgo de desarrollar gonartrosis. El mayor riesgo de osteoartritis en individuos con un índice de masa corporal (IMC)> 25 (Centros para el Control de Enfermedades). El estudio NHANES-1 mostró que en las mujeres obesas con un IMC superior a 30, pero inferior a 35, el riesgo de desarrollar osteoartritis fue 4 veces mayor que en las mujeres que tenían un IMC de 25. En los hombres con el mismo sobrepeso, el riesgo aumentó en 4, 8 veces en comparación con los hombres con peso corporal normal. Se encontró una asociación directa significativa entre el IMC y la gonartrosis en personas de ambos sexos: por cada 5 unidades de IMC, la proporción relativa (intervalo de confianza del 95%) de la conexión con la osteoartritis de las articulaciones de la rodilla fue 2.1 (1.7; 2.58) para hombres y 2.2 (1.95; 2.5) para mujeres. Estos datos son similares a los resultados de otros estudios. Según T. MacAlinden y coautores (1996), el sobrepeso se asoció con artrosis y partes tibiofemoral y patelofemoral de la articulación de la rodilla. Los autores sugirieron que el peso corporal aumentó ya después del desarrollo de la osteoartrosis debido a la limitación de la actividad motora. Sin embargo, existe evidencia de que en presencia de sobrepeso en personas de 37 años, cuando la osteoartritis es extremadamente rara, el riesgo de desarrollar osteoartritis de las articulaciones de la rodilla a la edad de 70 años aumenta. Los resultados de un estudio prospectivo basado en la población y las repetidas observaciones de rayos X sugirieron que el sobrepeso en personas sin osteoartritis es un factor de riesgo potencial para la osteoartritis de las articulaciones de la rodilla en el futuro.

Con el sobrepeso, no solo es alto el riesgo de osteoartritis de las articulaciones de la rodilla, sino que, como han demostrado las observaciones a largo plazo, el riesgo de progresión de la enfermedad también es alto, y en las mujeres, el desarrollo de osteoartrosis bilateral es alto.

M.A. Davis y sus colegas (1989) investigaron la relación entre el sobrepeso y la osteoartritis uni / bilateral de la rodilla, diagnosticados radiográficamente. En NHAINS-1 participaron 3885 personas de 45 a 74 años, de las cuales 226 (4,9%) tenían gonartrosis bilateral y 75 (1,8%); Se observa un IMC por encima de 30 en el 65% de los pacientes con gonartrosis bilateral, en el 37,4% con osteoartritis de la articulación de la rodilla derecha, en el 43,3% con osteoartrosis de la articulación de la rodilla izquierda y en el 17,7% de los individuos sanos. La relación relativa (intervalos de confianza del 95%) entre el sobrepeso asociado con la gonartrosis bilateral fue de 6.58 (4.71; 9.18), mientras que con la osteoartritis del lado derecho y del lado izquierdo, respectivamente, 3.26 (1.55; 7.29) y 2.35 (0.96; 5.75).

La relación entre el sobrepeso y la gonartrosis en relación con la naturaleza de la distribución del tejido graso subcutáneo (PZHK) en personas de 45 a 74 años que participaron en NHAINS-I, fue estudiada por MA Davis y otros (1990). La distribución central del tejido adiposo subcutáneo se determinó midiendo el grosor del pliegue de la piel por debajo del ángulo de la escápula, los pliegues periféricos en la región del músculo tríceps del hombro. Los autores no encontraron una conexión entre el grosor de los pliegues correspondientes de la piel y la presencia de osteoartritis uni / bilateral de las articulaciones de la rodilla, independientemente del sexo, la edad, la raza, el IMC. Sin embargo, se encontró que la asociación del IMC con la gonartrosis bilateral era fuerte en hombres y mujeres, con unilateral, solo en hombres.

M.S. Hochberg y otros (1995) investigaron la relación entre la distribución de ácido allavílico, el porcentaje de tejido adiposo subcutáneo en 465 hombres y 275 caucásicos que participaron en el Estudio Longitudinal de Baltimore para el Envejecimiento, y también en 169 hombres y 99 mujeres con osteoartrosis con diagnóstico de rayos X. La distribución del tejido adiposo subcutáneo se determinó por la proporción de la circunferencia de la muñeca y la cadera, mientras que la ecuación estándar se utilizó para calcular el porcentaje de tejido adiposo subcutáneo, que incluía indicadores como pliegues por debajo del ángulo de la escápula, el abdomen y en la región del tríceps del hombro. Como se esperaba, el IMC tenía una fuerte conexión con la presencia de gonartrosis de las calles de ambos sexos. Sin embargo, los autores del estudio no encontraron una asociación entre la artrosis diagnosticada radiográficamente de las articulaciones de la rodilla y la naturaleza de la distribución del tejido adiposo subcutáneo (central / periférico), así como el porcentaje de tejido adiposo subcutáneo.

En estudios de K. Martin y coautores (1997), Davis MA y coautores (1988), se demostró que en la obesidad, la aparición de osteoartritis de las articulaciones de la rodilla está influenciada por factores mecánicos más que metabólicos.

Con el sobrepeso, existe un mayor riesgo de osteoartritis de las articulaciones de la cadera, aunque esta asociación no es tan fuerte como con la gonartrosis. Los resultados de tales estudios son contradictorios. Se observa que estas personas están predispuestas a la osteoartritis unilateral de las articulaciones de la cadera y no a las bilaterales.

De acuerdo con una observación prospectiva (durante 23 años) con sobrepeso, también existe un mayor riesgo de artrosis de las articulaciones de las manos. En estudios realizados en Londres con la participación de gemelos, también se encontró una asociación de sobrepeso con osteoartrosis de la articulación carpometacarpiana del dedo índice de la mano..

La relación entre el sobrepeso y la osteoartritis puede explicarse por un aumento en la carga en las articulaciones, lo que causa una "descomposición" mecánica del cartílago, que luego conduce al desarrollo de la osteoartritis. Sin embargo, esta explicación es aplicable solo para la osteoartritis de las articulaciones de la rodilla y la cadera, pero no para la osteoartritis de las articulaciones de las manos. También es posible que en personas con obesidad todavía haya un factor desconocido que acelere la “descomposición” del cartílago y contribuya al desarrollo de la enfermedad. Además, las personas obesas muestran una mayor DMO, que también se considera un factor de riesgo para la osteoartritis.

En el estudio de Framingham, los pacientes fueron examinados una vez cada 2 años durante 40 años, mientras que se estableció que un aumento en el peso corporal es un factor de riesgo para la osteoartritis manifiesta de las articulaciones de la rodilla en mujeres y una reducción de peso de 5 kg en mujeres con un IMC de 25 (t. E. Por encima del promedio), redujo el riesgo de osteoartritis en un 50%.

Para las mujeres con un IMC por debajo del promedio, ni el aumento ni la disminución del peso influyeron significativamente en el riesgo de desarrollar la enfermedad. En consecuencia, la obesidad es un factor de riesgo importante para la osteoartritis de la rodilla, las articulaciones de la cadera y las articulaciones de la mano; en estos pacientes también existe un alto riesgo de un curso progresivo de la enfermedad. La pérdida de peso puede prevenir enfermedades, especialmente la rodilla OA.

Según KD Brandt y sus autores (1986), alrededor del 80% de todos los casos de artrosis idiopática de las articulaciones de la cadera se asocian con defectos del desarrollo no reconocidos, como displasia y subluxación. Al mismo tiempo, la frecuencia de estas anomalías del desarrollo no da una explicación clara de la alta prevalencia de osteoartritis de las articulaciones de la cadera en Europa y los Estados Unidos.

Existe evidencia convincente de la conexión de los factores ocupacionales con el desarrollo de la osteoartritis, una carga excesiva en ciertas articulaciones se asocia con un mayor riesgo de desarrollar osteoartrosis de estas articulaciones. Los mineros están en riesgo (osteoartritis de la rodilla y columna lumbar), estibadores y astilleros (artrosis de las articulaciones de la rodilla y la muñeca), recolectores de algodón y trabajadores de la fábrica (artrosis de las articulaciones individuales de la muñeca), operadores de herramientas neumáticas (osteoartritis del codo y la muñeca), Pintores y trabajadores del hormigón (osteoartritis de las articulaciones de la rodilla), agricultores (osteoartritis de las articulaciones de la cadera.

El deporte profesional (fútbol, atletismo, etc.) se asocia con un alto riesgo de osteoartritis. En individuos no comprometidos en una cultura física poco profesional, el riesgo de osteoartritis de las articulaciones de la rodilla y la cadera no difiere del total en la población.

Un factor de riesgo muy importante para la osteoartritis es la lesión / daño articular. La lesión de la articulación de la rodilla (especialmente el ligamento cruzado anterior) se asocia con un alto riesgo de osteoartritis de la articulación de la rodilla entre los futbolistas profesionales.

MA Davis y otros (1989) en el NHAINS-I descrito anteriormente investigaron la relación entre la lesión de la articulación de la rodilla y la gonartrosis uni / bilateral confirmada radiográficamente. En el 5,8% de los individuos encuestados con gonartrosis bilateral, en el 15,8% de las 37 personas con gonartrosis del lado derecho y en el 1,5% de los sujetos control en la historia hubo indicios de lesión en la articulación de la rodilla derecha, mientras que información sobre la lesión de la rodilla izquierda en la historia de la articulación, el 4,6% de las personas con lesiones bilaterales, el 27% con gonartrosis izquierda y el 1,8% en el grupo control. El análisis estadístico de los datos mostró que la proporción relativa (intervalos de confianza del 95%) de la asociación entre la lesión de la articulación de la rodilla y la gonartrosis bilateral fue de 3.51 (1.8; 6.83), gonartrosis derecha - 16.3 (6.5; 40.9 ) y gonartrosis izquierda - 10.9 (3.72-31.93).

S. Terreg y M.S. Hochberg (1993) estudió la relación entre la lesión de cadera y la coxartrosis confirmada radiográficamente en 2,359 individuos de 55 a 74 años que participaron en NHAINS-I; de estos, solo 73 (3,1%) fueron diagnosticados con osteoartritis de una o ambas articulaciones de la cadera. El análisis estadístico reveló una asociación significativa entre los antecedentes de lesión de la articulación de la cadera y la coxartrosis (relación relativa (intervalos de confianza del 95%): 7.84 (2.11; 29.1). Analizando la relación entre la lesión de cadera y el daño uni / bilateral. Asociación más pronunciada con unilateral (relación relativa (intervalos de confianza del 95%) - 24,2 (3,84; 153)) que con coxartrosis bilateral (relación relativa (intervalos de confianza del 95%) - 4,17 (0,5; 34, 7). Así, lesión de cadera Ir y las articulaciones de la rodilla son un factor de riesgo importante para la coxartrosis y la gonartrosis, especialmente unilateral.

Además de lo anterior, KD Brandt (2000) destaca la debilidad de los músculos periarticulares como un factor de riesgo para el desarrollo de la gonartrosis.

En pacientes con osteoartritis de la rodilla, a menudo se encuentra debilidad del músculo cuádriceps del muslo, que generalmente se asocia con atrofia debido a la restricción del movimiento en la extremidad afectada. Sin embargo, la debilidad de este músculo también se encuentra en pacientes con gonartrosis no manifiesta, en los que no había dolor en la articulación y en el momento del examen y en la historia, la masa muscular no solo no disminuyó, e incluso a veces aumentó. Los estudios prospectivos sugieren que la debilidad del cuadriceps femoral no solo es una consecuencia de la gonartrosis manifiesta, sino que también puede ser un factor de riesgo para la osteoartritis. Entre las mujeres sin signos radiológicos de gonartrosis al inicio de la observación y con osteoartrosis con diagnóstico de rayos X, después de 30 meses, la fuerza inicial del extensor de rodilla fue significativamente menor (p <0,04) que en aquellas mujeres que no desarrollaron osteoartritis.

C. Slemenda y otros (1997) determinaron que un aumento en la fuerza del extensor de rodilla por cada 10 libras / pie 2 se asocia con una disminución en la probabilidad de desarrollar osteoartritis de la rodilla en un 20%, y una osteoartrosis manifiesta en un 29%. Un aumento relativamente pequeño en la fuerza del extensor de la rodilla (aproximadamente el 20% del promedio para los hombres y el 25% del promedio para las mujeres) se asocia con una disminución en el riesgo de gonartrosis en un 20 y un 30%, respectivamente.

El papel del músculo cuadriceps del muslo en la protección de la articulación de la rodilla contra el daño está relacionado con la función de estabilización de la articulación y también con el hecho de que proporciona resistencia a la gravedad de toda la extremidad inferior.

trusted-source[1], [2], [3], [4], [5]

You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.