^

Salud

Olfatometría

, Editor medico
Último revisado: 25.02.2021
Fact-checked
х

Todo el contenido de iLive se revisa médicamente o se verifica para asegurar la mayor precisión posible.

Tenemos pautas de abastecimiento estrictas y solo estamos vinculados a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, siempre que sea posible, estudios con revisión médica. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis ([1], [2], etc.) son enlaces a estos estudios en los que se puede hacer clic.

Si considera que alguno de nuestros contenidos es incorrecto, está desactualizado o es cuestionable, selecciónelo y presione Ctrl + Intro.

Entre los muchos procedimientos de diagnóstico, también hay métodos poco conocidos, por ejemplo, olfatometría. Es un estudio que evalúa el umbral de susceptibilidad e identificación de diversos olores. La olfatometría es necesaria para determinar los trastornos olfativos, en particular, anosmia, hiposmia, parosmia. El procedimiento se realiza mediante una serie de cilindros llenos de soluciones especiales, así como un dispositivo para el suministro cuantitativo de estas soluciones. La calidad del olfato se evalúa por el volumen del odorante en el que el paciente comienza a oler el olor. [1]

Indicaciones

La olfatometría se prescribe para personas con un sentido del olfato insuficiente, un cambio en la capacidad de distinguir los olores o que padecen alucinaciones olfativas. Se habla de tales trastornos cuando el paciente padece alguna de las patologías neurológicas o ORL:

  • procesos atróficos en la cavidad nasal;
  • trastornos congénitos del desarrollo del sistema respiratorio superior;
  • procesos tumorales, pólipos;
  • rinitis de origen farmacológico, alérgica, hipertrófica;
  • lesiones craneocerebrales con traumatismo de las fibras olfativas del hueso etmoides;
  • procesos destructivos que afectan a los bulbos olfativos;
  • procesos inflamatorios que afectan los senos nasales;
  • procesos oncológicos cerebrales;
  • reacciones exotóxicas;
  • demencia senil, enfermedad de Parkinson.

La olfatometría ayuda no solo a determinar la violación, sino también a averiguar el grado de intensidad de la patología, que es necesaria:

  • evaluar la idoneidad profesional;
  • para examen médico;
  • para evaluar los resultados del tratamiento;
  • para el diagnóstico de diversas condiciones patológicas.

Preparación

El procedimiento de olfatometría no requiere una preparación especial del paciente. Sin embargo, para que el diagnóstico sea lo más preciso posible, los médicos aconsejan seguir las siguientes reglas:

  • Deje de fumar unos días antes del diagnóstico. El alquitrán de tabaco reduce la percepción de olores, por lo que los resultados de la olfatometría después de fumar un cigarrillo pueden distorsionarse. Para obtener información más objetiva, se recomienda fumar el último cigarrillo al menos 24 horas antes del estudio.
  • Utilice vasoconstrictores externos. Si el paciente sufre de una forma aguda de resfriado u otras enfermedades en las que hay hinchazón de la mucosa nasal, antes de la olfatometría, se recomienda inyectar unas gotas de agentes vasoconstrictores en la nariz. En este caso, los resultados del estudio serán lo más precisos posible.
  • Realice la rinoscopia anterior de antemano. Si sospecha una lesión orgánica de la nariz externa, primero debe realizar una rinoscopia anterior para identificar factores que pueden afectar el resultado (procesos tumorales, lesiones mucosas, etc.). [2]

¿A quién contactar?

Técnica olfatometria

La olfatometría se realiza mediante un dispositivo especial llamado olfatómetro. El dispositivo es diferente, pero la mayoría de las veces consta de dos cilindros de diferentes diámetros: un cilindro más pequeño se inserta en uno más grande, lleno de un olor, una solución con olor. Cuando el cilindro más pequeño se sumerge en el más grande, la solución ingresa al exterior en el tubo de salida.

El procedimiento se realiza en etapas:

  • El médico explica el propósito y las sutilezas del estudio, explica qué se requiere exactamente del paciente, qué sensaciones debe informar al especialista.
  • Se inserta un tubo de salida del dispositivo en la cavidad nasal del paciente, a través de la cual se dosifica el odorizante. Su volumen se incrementa gradualmente, monitoreando la respuesta del paciente. Por lo general, se utilizan varias versiones de la solución aromática, que también tienen un efecto de sabor e irritación.
  • La evaluación de los resultados se realiza según criterios objetivos y subjetivos. Además de que el paciente le indica al especialista en qué momento comienza a percibirse el aroma, se utiliza la electroencefalografía para evaluar la fase activa del olfato. El resultado se calcula en centímetros de indentación cilíndrica (olfactia) o en centímetros cúbicos. Las sensibilidades adecuadas pueden variar según el olor en particular.

El médico prepara un conjunto especial de sustancias olorosas para olfatometría, cuyo certificado de registro se verifica y certifica cuidadosamente. Además, la olfatometría puede evaluar la calidad y la cantidad de la función olfativa: una versión de alta calidad de la olfatometría es más asequible, pero se utiliza para diagnosticar solo la anosmia. La cuantificación le permite determinar el nivel de olor, según la cantidad de odorante necesaria para empezar a oler. [3]

Contraindicaciones

Las soluciones para olfatometría tienen una toxicidad extremadamente baja, por lo que no existen tantas contraindicaciones para realizar un estudio. La olfatometría no se utiliza si el paciente padece un curso severo de asma bronquial (un aroma brillante puede exacerbar la enfermedad) o si está indicado un historial de hipersensibilidad a los sabores utilizados.

La edad del niño del sujeto se considera una contraindicación relativa: no porque el estudio pueda dañar de alguna manera a una persona. El hecho es que en la mayoría de los casos el niño no puede evaluar adecuadamente las manipulaciones realizadas con él, no siempre es capaz de articular claramente las sensaciones. La cuestión de la olfatometría en niños se decide con el médico individualmente. [4]

Complicaciones después del procedimiento

La olfatometría se realiza de forma ambulatoria y no requiere la observación adicional del paciente por parte de un médico. El paciente se va a casa inmediatamente después del procedimiento. En casos raros, se deja al paciente en observación durante otras 2 horas. Esto es cierto, por ejemplo, si una persona es alérgica a sustancias utilizadas en el curso de la olfatometría. Además, los pacientes que experimentaron molestias y notaron un deterioro en el bienestar durante el estudio necesitan supervisión adicional por parte de un otorrinolaringólogo y un terapeuta.

Una vez finalizada la olfatometría, se puede obtener la siguiente conclusión:

  • Normosmia: función olfativa dentro de los límites normales.
  • La hiposmia  es una función olfativa disminuida.
  • Anosmia  : falta de olfato.
  • La cocosmia es una función olfativa perversa.

Si se detecta alguna violación de la función olfativa en el proceso de olfatometría, se investiga la posibilidad de su causa mecánica. Para este propósito, el especialista realiza un examen completo de la cavidad nasal. Si es necesario, trata algunas áreas con solución de adrenalina. Si la capacidad olfativa no se restaura en cinco minutos, entonces hablan sobre el origen mecánico de la hiposmia. 

La olfatometría generalmente se considera un procedimiento seguro, no invasivo y sin complicaciones. Solo hubo casos aislados de empeoramiento de la condición:

  • Dolor de cabeza, mareos, náuseas leves aparecieron como respuesta refleja a la influencia de los estímulos: etanol, mentol, mezclas de ácidos. Esta reacción adversa suele desaparecer por sí sola, sin intervención médica externa, unos minutos después de la finalización del estudio.
  • El shock anafiláctico es la máxima manifestación de alergia que afecta al sistema respiratorio. La complicación se desarrolla como una insuficiencia respiratoria mecánica y el paciente necesita atención médica inmediata. La patología se elimina mediante infusión intravenosa de antihistamínicos y corticosteroides.

Cabe señalar que la olfatometría provoca el desarrollo de complicaciones solo en el 0,1% de los pacientes, en particular, en personas susceptibles a trastornos del sistema vestibular o con una mayor sensibilidad alérgica del cuerpo. En general, la olfatometría se refiere a una manipulación altamente eficaz y segura para evaluar la presencia y el nivel de trastornos sensoriales olfativos.

Cuidado después del procedimiento

No existen medidas para el cuidado y recuperación después de la olfatometría. El paciente puede volver al ritmo de vida habitual inmediatamente después del examen.

Los aspectos positivos de la olfatometría incluyen:

  • simplicidad y facilidad de uso;
  • disponibilidad y portabilidad del dispositivo;
  • la capacidad de fijar indicadores y observarlos posteriormente en dinámica;
  • sin necesidad de preparación especial preliminar y rehabilitación del paciente después de la olfatometría.

Reseñas

Según numerosas revisiones, la olfatometría se refiere a procedimientos de diagnóstico informativos que son completamente seguros para los pacientes. El estudio permite al médico obtener información sobre la capacidad funcional del órgano olfativo, lo que le ayuda a realizar un diagnóstico y la correcta prescripción del tratamiento.

Si el médico prescribe olfatometría, entonces definitivamente debe llevarse a cabo el estudio, ya que prácticamente no hay alternativa a este método de diagnóstico. En cierto sentido, la función olfativa se puede evaluar utilizando métodos que registran reacciones vegetativo-olfativas, en particular, la frecuencia cardíaca y los movimientos respiratorios, el tamaño de las pupilas. Pero tales reacciones no iluminan completamente la calidad del sentido del olfato del paciente, ya que existen trastornos aislados que no afectan las reacciones autonómicas, pero provocan alteraciones por parte del analizador olfativo. En algunos casos, la fijación de la actividad cerebral bioeléctrica después de la exposición a estímulos olorosos se utiliza para determinar la capacidad de percibir aromas.

La olfatometría evalúa la sensibilidad olfativa determinando la respuesta de una persona a un conjunto especial de soluciones con aromas característicos, generalmente el olor a vinagre, etanol, valeriana, amoníaco. Para un estudio completo, es recomendable utilizar diferentes olores, ya que a veces el paciente percibe algunos olores y otras no. Es importante considerar que ciertos olores pueden irritar las terminaciones del nervio trigémino. Por ejemplo, un olor a "menta" da una sensación de frescor y los alcoholes dan una sensación de calor; amoniaco, formalina, amargura pueden provocar sensaciones desagradables e incluso dolorosas. En este sentido, la olfatometría debe incluir un conjunto de diversas soluciones de prueba, entre las que debe haber sustancias que irriten las terminaciones del nervio trigémino, así como aquellas que tengan un componente aromatizante.

You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.