^

Salud

A
A
A

Timoma en adultos y niños.

 
, Editor medico
Último revisado: 16.04.2020
 
Fact-checked
х

Todo el contenido de iLive se revisa médicamente o se verifica para asegurar la mayor precisión posible.

Tenemos pautas de abastecimiento estrictas y solo estamos vinculados a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, siempre que sea posible, estudios con revisión médica. Tenga en cuenta que los números entre paréntesis ([1], [2], etc.) son enlaces a estos estudios en los que se puede hacer clic.

Si considera que alguno de nuestros contenidos es incorrecto, está desactualizado o es cuestionable, selecciónelo y presione Ctrl + Intro.

Entre las neoplasias bastante raras, los especialistas distinguen el timoma, que es un tumor del tejido epitelial del timo, uno de los principales órganos linfoides-glandulares del sistema inmune.

Epidemiología

Entre todos los cánceres, la proporción de tumores de timo es inferior al 1%. La OMS estima la incidencia de timoma en 0.15 casos por cada 100 mil personas. Y, por ejemplo, en China, la incidencia total de timoma maligno es de 6.3 casos por cada 100 mil personas. [1]

El timoma del mediastino anterior, que representa el 90% de todos los tumores de timo, representa el 20% de los tumores de esta localización, en la parte superior del tórax, debajo del esternón.

En otros casos (no más del 4%), el tumor puede ocurrir en otras áreas, y este es el timoma mediastínico. 

Causas timomas

La biología y la clasificación de las neoplasias tímicas son problemas médicos complejos, y ella todavía no conoce las causas exactas del timoma del timo. Este tumor se detecta con igual frecuencia en hombres y mujeres, y el timoma se encuentra con mayor frecuencia en adultos adultos.

Pero un tumor de timo en jóvenes, así como un timoma en niños, es raro. Aunque el  timo (glándula del timo) es  más activo precisamente en la infancia, ya que el sistema inmunitario en formación requiere una gran cantidad de linfocitos T, que son producidos por esta glándula.

La glándula del timo, que alcanza su mayor tamaño en la pubertad, se involucra gradualmente en adultos (disminuyendo de tamaño), y su actividad funcional es mínima.

Más información en el material -  Fisiología de la glándula timo (timo)

Factores de riesgo

Tampoco se han identificado los factores de riesgo hereditarios o ambientales que predisponen al desarrollo de timoma. Y hoy, los factores de riesgo, confirmados por las estadísticas clínicas, se consideran edad y etnia.

El riesgo de este tipo de neoplasia aumenta con la edad: los timomas se observan con mayor frecuencia en adultos de 40 a 50 años, así como después de los 70 años.

Según los oncólogos estadounidenses, en los Estados Unidos este tumor es más común entre los representantes de la raza asiática, los afroamericanos y las personas de las islas del Pacífico; El timoma es menos probable en hispanos y de piel blanca. [2]

Patogenesia

Al igual que las causas, la patogénesis del timoma sigue siendo un misterio, pero los investigadores no pierden la esperanza de resolverlo y están considerando varias versiones, incluidas la radiación UV y la radiación.

El timo produce los linfocitos T, se asegura su migración a los órganos linfoides periféricos y también se induce la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B. Además, este órgano linfoide-glandular secreta hormonas que regulan la diferenciación de los linfocitos y las complejas interacciones de las células T en el timo y los tejidos de otros órganos.

El timoma se refiere a tumores epiteliales y crece lentamente, con la proliferación de células epiteliales medulares normales o modificadas (similar a la normal). Los expertos señalan que las células epiteliales que forman el timoma maligno pueden no tener signos típicos de malignidad, lo que determina las características citológicas de este tumor. Y su comportamiento maligno, observado en el 30-40% de los casos, es una invasión de los órganos y estructuras circundantes.

Un análisis de la relación del timoma con otras enfermedades mostró que casi todas ellas son de naturaleza autoinmune, lo que puede indicar una tolerancia alterada de las células inmunocompetentes y la formación de una reacción autoinmune persistente (autoreactividad celular). La afección relacionada más común (en un tercio de los pacientes) es la  miastenia gravis  con timoma. La miastenia gravis se asocia con la presencia de autoanticuerpos contra los receptores de acetilcolina de las sinapsis neuromusculares o la enzima tirosina quinasa muscular.

La correlación de los tumores de este tipo con enfermedades autoinmunes que ocurren simultáneamente como polimiositis y dermatomiositis, lupus eritematoso sistémico, aplasia de glóbulos rojos (en la mitad de los pacientes), hipogammaglobulinemia (en el 10% de los pacientes), dermatosis ampollosas (pénfigo), anemia perniciosa o megal Enfermedad de Addison), colitis ulcerosa, enfermedad de Cushing, esclerodermia, bocio tóxico difuso, tiroiditis de Hashimoto, aortoarteritis no específica (síndrome de Takayasu), síndrome de Sjogren, hiperparatía reoidismo (exceso de hormona paratiroidea), enfermedad de Simmonds (panhipopituitarismo), síndrome de Good (inmunodeficiencia combinada de células B y T).

Síntomas timomas

En el 30-50% de los casos, no hay síntomas de crecimiento tumoral del tejido epitelial tímico y, como los radiólogos han notado, el timoma se detecta accidentalmente en la radiografía de tórax (o TC), durante un examen realizado por otro motivo.

Si el tumor se manifiesta, entonces los primeros signos se sienten en forma de incomodidad y presión en el tórax y la cavidad torácica, a lo que se puede unir la dificultad para respirar, la tos persistente, el dolor torácico de naturaleza indefinida y otros signos  del síndrome de la vena cava superior .

Los pacientes que tienen miastenia gravis durante el timoma se quejan de fatiga y debilidad (por ejemplo, les cuesta levantar las manos para peinarse), visión doble (diplopía), dificultad para tragar (disfagia), caída de los párpados superiores (ptosis). [3], [4]

Etapa

El crecimiento del timoma y el grado de su invasividad está determinado por las etapas:

I - el tumor está completamente encapsulado y no crece en el tejido adiposo del mediastino;

IIA - la presencia de células tumorales fuera de la cápsula - penetración microscópica a través de la cápsula en el tejido adiposo circundante;

IIB - invasión macroscópica a través de la cápsula;

III - invasión macroscópica de órganos vecinos;

IVA: hay metástasis pleurales o pericárdicas;

IVB: presencia de metástasis linfáticas o hematógenas en la región extratorácica.

Formas

El comportamiento de estos tumores es impredecible, y la mayoría de ellos pueden desarrollarse como el cáncer y extenderse más allá de la glándula. Entonces los timomas pueden ser benignos o malignos; El timoma maligno (o invasivo) son tumores que se comportan de manera agresiva. La mayoría de los expertos occidentales atribuyen el timoma a la neoplasia maligna. [5]

Al combinar y sistematizar las clasificaciones preexistentes de los tumores tímicos, los expertos de la OMS dividieron todos los tipos de timo según su tipo histológico.

Tipo A: timoma medular, que consiste en células tumorales epiteliales del timo (sin atipia nuclear); En la mayoría de los casos, el tumor es encapsulado, ovalado.

El tipo AB es un timoma mixto en el que hay una mezcla de células epiteliales redondeadas y en forma de huso o componentes linfocíticos y epiteliales.

El tipo B1 es un timoma cortical que consiste en células similares a las células epiteliales de hierro y su corteza, así como áreas similares a la médula del timo.

Tipo B2: timoma cortical, cuyo tejido recién formado tiene células reticulares epiteliales inflamadas con núcleos vesiculados y matrices de células T y folículos de células B. Una célula tumoral puede acumularse cerca de los vasos del timo.

Tipo B3: timoma epitelial o escamosoide; consiste en células epiteliales poligonales de crecimiento laminar con o sin atipia, así como linfocitos no tumorales. Se considera un carcinoma tímico bien diferenciado.

Tipo C: carcinoma tímico con atipia histológica de las células.

Cuando el timoma se comporta agresivamente con la invasión, a veces se le llama maligno.

Complicaciones y consecuencias

Las consecuencias y complicaciones del timoma se deben a la capacidad de estos tumores de crecer en órganos cercanos, lo que conduce a una violación de sus funciones.

Las metástasis generalmente se limitan a los ganglios linfáticos, la pleura, el pericardio o el diafragma, y rara vez se observa metástasis extra torácica (extratorácica) a los huesos, músculos esqueléticos, hígado, pared abdominal.

En presencia de timoma, el riesgo de desarrollar cáncer es casi cuatro veces mayor, y se pueden encontrar neoplasmas malignos secundarios en los pulmones, la glándula tiroides y los ganglios linfáticos.

Además, el timoma, incluso después de una resección completa, puede reaparecer. Como muestra la práctica clínica, 10 años después de la extracción, se producen recaídas de timoma en el 10-30% de los casos.

Diagnostico timomas

Además de la anamnesis y el examen, el diagnóstico de timoma incluye una amplia gama de exámenes. Las pruebas asignadas tienen como objetivo identificar enfermedades relacionadas y la presencia del  síndrome paraneoplásico , y determinar la posible propagación del tumor. Este es un análisis de sangre clínico general y completo, análisis de anticuerpos, para el nivel de hormonas tiroideas y hormona paratiroidea, ACTH, etc. [6]

El diagnóstico instrumental implica la visualización mediante radiografía de tórax obligatoria (en proyección directa y lateral), ultrasonido y tomografía computarizada. También puede ser necesario realizar una MTR torácica o PET (tomografía por emisión de positrones).

El timoma en la radiografía tiene la forma de una sombra contorneada ovalada o ligeramente ondulada: densidad lobulada de tejidos blandos, ligeramente desplazada hacia un lado en relación con la mitad del pecho.

El timoma en la TC tiene la apariencia de una acumulación significativa de tejido neoplásico en el mediastino.

Usando una biopsia por aspiración con aguja fina (bajo control de CT), se obtiene una muestra de tejido tumoral para su examen histológico. Aunque la capacidad para determinar el tipo de neoplasia con la mayor precisión posible se proporciona solo por histología postoperatoria, después de su eliminación: debido a la heterogeneidad histológica del timo, lo que complica su clasificación a un determinado tipo.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico diferencial debe tener en cuenta la probabilidad de que el paciente tenga: timomegalia, hiperplasia del timo, timolipoma, linfoma, forma nodular de bocio retroesternal, quiste pericárdico o tuberculosis de los ganglios linfáticos intratorácicos .

¿A quién contactar?

Tratamiento timomas

Como regla general, el tratamiento de un tumor epitelial de la glándula del timo en la etapa I comienza con la operación para extirpar el timoma (por medio de una esternotomía media completa) con resección simultánea del timo - timectomía. [7]

El tratamiento quirúrgico de un tumor en estadio II también consiste en la extirpación completa del timo con posible radioterapia adyuvante (para una neoplasia de alto riesgo).

En las etapas IIIA-IIIB e IVA, se combinan los siguientes procedimientos: cirugía (incluida la extracción de metástasis en la cavidad pleural o los pulmones), antes o después de un  ciclo de quimioterapia  o radiación. La quimioterapia de perfusión, la terapia dirigida y la radioterapia se pueden usar en casos en los que la extirpación del tumor no produce el efecto esperado, o el tumor es especialmente invasivo. [8]

Para la quimioterapia, se usan doxorrubicina, cisplatino, vincristina, sunitinib, ciclofosfamida y otros  medicamentos contra el cáncer . La quimioterapia se administra a todos los pacientes inoperables. [9],  [10], [11]

El tratamiento del timoma en el estadio IVB se lleva a cabo de acuerdo con un plan individual, ya que no se desarrollan recomendaciones generales.

Pronóstico

Los timomas crecen lentamente, y las perspectivas de una cura exitosa son mucho mayores cuando la neoplasia se detecta en las primeras etapas.

Está claro que para el timo en estadio III-IV, en comparación con los tumores en estadio I-II, el pronóstico es menos favorable. Según las estadísticas de la Sociedad Estadounidense del Cáncer, si la supervivencia durante cinco años en la etapa I se estima en 100%, en la etapa II - en el 90%, en la etapa III los timomas dejan el 74%, y en la etapa IV menos del 25%.

You are reporting a typo in the following text:
Simply click the "Send typo report" button to complete the report. You can also include a comment.